Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Microsoft quiere llevar los juegos a la nube

  • Actualidad

consola videojuego

Con un nuevo proyecto que acaba de anunciar, el gigante de Redmond pretende crear una plataforma para centros de datos dedicada especialmente al mundo gaming. Este modelo de computación en la nube permitiría a los usuarios jugar en cualquier pantalla, independientemente de si está usando un móvil, una consola o un ordenador, proporcionando la mejor calidad en cada caso.

Los planes de Microsoft para el futuro de los juegos se están centrando cada vez más en la nube. Si en su última videoconsola Xbox pretendía trasladar parte de los cálculos de inteligencia artificial de los juegos a su entorno cloud, con el anuncio de este nuevo proyecto, que llevará a cabo su empresa xCloud, pretende adentrarse de lleno en el mercado del juego por streaming. Para ello creará una plataforma específica para sus centros de datos, que dedicaría completamente a la computación de juegos, e invertirá en estudiar y optimizar las redes por las que viajarían estos datos. Teniendo en cuenta la gran base de usuarios de Xbox en el mundo, esto podría suponer un gran salto en el concepto gaming que apoya la compañía, ya que pretende llevar los juegos a cualquier pantalla, tanto ordenadores como consolas y dispositivos móviles, eliminando la necesidad de los usuarios de tener espacio de almacenamiento y capacidad de procesamiento en sus equipos para poder jugar.

Para hacer realidad esta idea invertirá muchos recursos en construir las plataformas de hardware para sus centros de datos que, además de juegos, proporcionarán acceso a películas y música, por lo que se tratará de equipos destinados tanto a la computación gráfica como al streaming. Este concepto no es nuevo, ya que Sony o Google ya han dado los primeros pasos en la misma dirección, pero Microsoft quiere llevarlo más allá y, como dijo KAreem Choudhry, vicepresidente corporativo de Microsoft Gaming, se trata de derribar las barreras con las que los jugadores se enfrentan actualmente, y los centros de datos son una gran parte de eso. En sus palabras: “Hoy en día, los juegos que usas son dictados en gran medida por el dispositivo que estás utilizando”, en referencia a la calidad gráfica y la complejidad de lo que puede mostrar cada dispositivo. Y añadió que: “la vanzada tecnología de transmisión de jurgos de Proyect xCloud le ofrecerá la libertad de jugar en el dispositivo que desee sin estar bloqueado en uno en particular, lo que permitirá a los jugadores estar en el centro de su experiencia de juego”.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

El hardware que empleará Microsoft para esta nueva plataforma para centros de datos se basará en su amplia experiencia en la fabricación de videoconsolas, y ha dicho que ya ha construido una máquina que alberga los componentes de varias Xbox One, con el resto de equipamiento necesario para operar en un datacenter. Esta será, en principio, la base sobre la que desarrollará los equipos de juego por streaming, que irá instalando paulatinamente en sus 54 actuales regiones de Microsoft Azure, que proporcionan servicio a 140 países. La compañía considera que gran parte de este proyecto se basa en la comunidad de desarrolladores, y sus representantes afirman que: “para realizar esta visión, sabemos que debemos facilitar a los desarrolladores el llevar su contenido a Project xCloud. Los desarrolladores de los más de 3.000 juegos disponibles en Xbox One hoy, y los que están construyendo los miles que vendrán en el futuro, podrán implementar y escalar drásticamente el acceso a sus juegos en todos los dispositivos en Project xCloud sin ningún trabajo adicional”.

Por ahora, los principales retos a los que se enfrenta este nuevo proyecto son reducir la latencia de las redes por las que viajará el streaming, para lo que están estudiando a fondo la topología de las redes y los sistemas de codificación de vídeo, en busca de las soluciones más eficientes, que permitan hacer realidad un streaming de calidad, adaptado a todas las plataformas de hardware desde las que se podrá jugar. Según ha anunciado Microsoft, este es un proyecto a varios años vista, y comenzarán a realizar pruebas públicas en algún momento de 2019.