Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las empresas estadounidenses se preparan para una nueva recesión

  • Actualidad

Economía

No lo decimos nosotros, lo concluye Gartner tras realizar un análisis de los resultados de 2018 de las compañías de la lista S&P 500 y de lo dicho por sus ejecutivos en sus anuncios de resultados. Por un lado, ya hay sectores que están experimentando este movimiento negativo y, por otro, los empresas están adoptando iniciativas para aumentar su eficiencia, e incluso reestructurándose, lo que indica que están preparándose para un nuevo ciclo.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

En opinión de Gartner, los directivos de las compañías de la lista S&P 500 están preocupados por los riesgos y la incertidumbre que generan las intervenciones gubernamentales más que por una desaceleración macroeconómica global a corto plazo. Su vicepresidente de la práctica de finanzas, Tim Raiswell, explica que “a medida que avanzaba 2018, era más común que los ejecutivos hablasen de programas de capital y eficiencia de costes en las conferencias de resultados”.

¿Empeoramiento de las economía?
Según el análisis de la consultora, las menciones de las palabras 'recesión' y 'desaceleración' aparecieron cuatro veces más, lo que es achacable a que en los últimos meses de 2018  se produjeron importantes caídas del precio de las acciones. Según Raiswell, "tras diez años de expansión económica, no es sorprendente ver a los analistas preguntando a los ejecutivos de la compañía sobre sus preparativos para un nuevo ciclo de debilidad económica".

Sin embargo, la mayoría de los ejecutivos se mantuvieron optimistas sobre la economía de Estados Unidos en 2019. Las compañías más expuestas en el mercado chino fueron más propensas a informar sobre la debilidad de la demanda en 2018. El sentimiento fue particularmente positivo en los sectores de tecnología y comunicaciones.

Pese a esa percepción positiva, muchas de las compañías más grandes del mundo están empezando a comportarse como si estuviesen en recesión. Por ejemplo, como dice el experto de Gartner, Ford, Pepsi y P&G son ejemplos de empresas que han anunciado programas de eficiencia a gran escala.

Muchas grandes firmas informaron de que sus iniciativas de gestión de costes van bien encaminadas, dirigidas en gran medida a categorías de gastos generales como marketing, publicidad y finanzas, así como a los costes directos de producción industrial. Por ejemplo, P&G, Estée Lauder, Whirlpool y otros detallaron importantes programas de productividad en toda la organización.

Varios fabricantes de automóviles, como Honda, Ford y Nissan, han puesto en marcha  iniciativas para consolidar su producción en menos instalaciones para impulsar la eficiencia, y son numerosas también las que informaron de gastos de capital deliberadamente más bajos de lo esperado en 2018.

Principales preocupaciones
Entre las preocupaciones económicas que más citaron, destaca sobremanera la desaceleración de la economía china. En segundo lugar, ya en el mercado doméstico, se referían a las intervenciones gubernamentales impredecibles que están caracterizando a la era Trump.

En este sentido, ha habido menciones a incertidumbres en la política comercial, pero también a problemas políticos como el Brexit y a las situaciones políticas de Sudamérica y Oriente Medio.