Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

España, a la cola de los países desarrollados en inversión en I+D y otros activos intangibles

  • Actualidad

Cotec - estudio intangibles

La inversión española en activos intangibles en España, claves en la economía del conocimiento, sigue en niveles muy inferiores respecto a lo que ocurre en países de su entorno. Un estudio de Cotec ofrece una radiografía de cuánto invierte cada sector y las Comunidades Autónomas.

España sigue rezagada en la inversión de activos intangibles, según el segundo informe de ‘La economía intangible en España. Evolución y distribución por territorios y sectores (1995-2016), elaborado por la Fundación Cotec para la innovación y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).

Los autores llegan a esta conclusión tras analizar los flujos anuales de inversión en ocho tipos de activos intangibles: I+D,  software, capital humano específico de la empresa, diseño, publicidad, estudios de mercado, estructura organizativa, y otros activos inmateriales ligados a la propiedad intelectual (como originales de obras recreativas, literarias o artísticas).

Según los últimos datos disponibles, ya hay un número importante de países entre los que figuran Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Países Bajos, Finlandia o Suecia, que invierten más en intangibles que en tangibles. Por el contrario, en España esta inversión sólo alcanza el 35% del total.

En España la inversión en este tipo de activos alcanza el 6% del PIB, mientras que en países como Estados Unidos o Francia, este porcentaje se eleva al 14%, y además, se priorizan de forma distinta los intangibles en los que se invierte. Por ejemplo, en nuestro país se destina más dinero a publicidad y estudios de mercado y menos en I+D, formación de los trabajadores o estructura organizativa.

El estudio incluye una base de datos que desglosa el nivel al que se encuentran las diferentes regiones y 27 sectores de actividad.

En lo que respecta a las Comunidades, la de Madrid lidera la inversión, con ratios de inversión intangible/PIB del 9,7% frente a la media española que está en el 6,4%. Le sigue Cataluña, con el 7,2%. Otras cinco regiones, según los últimos datos publicados sobre tema, superan la media: País Vasco, Principado de Asturias y Navarra.

También resalta el documento que, en los años de recuperación, a partir de 2013, algunas regiones la inversión en algunos de estos activos. En este grupo se encuentranLa Rioja, Baleares, Comunidad Valenciana, Cantabria y Aragón.

Inversión por sectores
Por sectores, los que más invierten en activos intangibles son industria, especialmente la fabricación de material de transporte y la fabricación de productos informáticos, electrónicos y ópticos, y los servicios privados, con las actividades financieras y profesionales en los primeros lugares.

El informe detecta una evolución divergente en la inversión en intangibles en el sector educativo. De hecho, mientras la inversión en intangibles de la educación privada creció tanto en los años de crisis (5%) como en la recuperación (3,3%), en la educación pública cayó en los dos periodos (-8,5% y -4,5% respectivamente).

Los autores recuerdan que los activos intangibles son característicos de la economía del conocimiento y que invertir en ellos contribuye a aumentar la productividad y la calidad de vida. En este sentido, el catedrático de la Universidad de Valencia e investigador del Ivie, Javier Quesada, señaló que “España se está quedando a la cola de los países desarrollados en la apuesta por aumentar un crecimiento de la productividad basado en el conocimiento, es decir, en la inversión en intangibles”.

No obstante, el informe puntualiza que se percibe un claro proceso de convergencia de la economía española en este ámbito, tanto que España lidera el crecimiento de la inversión en activos intangibles entre los principales países europeos a lo largo de las dos últimas décadas. Registra una tasa de crecimiento promedio anual del 3,8%, superior a la de Francia (2,6%), Reino Unido (2,4%) o Alemania (1,9%).