Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El Gobierno moviliza 200.000 millones de euros en ayudas para crear un 'escudo económico'

  • Actualidad

Sanchez coronavirus

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acaba de anunciar la mayor movilización de recursos públicos de la historia de España, un total de 200.000 millones de euros para hacer frente al 'desafío global' que supone el coronavirus. Se trata de una movilización de recursos 'sin precedentes' en la historia reciente de España.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Pedro Sánchez ha dado a conocer las nuevas medidas económicas que ha aprobado el Consejo de Ministros, que suponen un nuevo paso en lo que el presidente describió como “un camino de sombras”, en el que hay “muy pocas certezas”. Para el jefe del Ejecutivo, es un momento excepcional que exige medidas excepcionales, tanto sanitarias como económicas.

Las nuevas medidas vienen a complementar las ya anunciadas el 12 de marzo, y suponen la mayor movilización de recursos económicos de la historia reciente de España, un total de 200.000 (20% del PIB) millones de euros para “no dejar a nadie atrás” y proteger el empleo, a las familias y a las empresas como si de un “escudo económico” se tratase.

Ésta es la transcripción completa de las declaraciones de Sánchez durante su explicación de las medidas económicas que completan al primer paquete de medidas, anunciado el 12 de marzo:

“Y por eso, les anuncio que vamos a movilizar hasta 200.000 millones de euros, repito la cifra, 200.000 millones de euros, cerca de un 20% de nuestro PIB. 117.000 millones de euros serán íntegramente públicos. 117.000 millones de euros serán íntegramente públicos y el restante se complementará con la movilización de recursos privados. Insisto: la mayor movilización de recursos económicos de la historia reciente de España, de nuestra democracia, y en un corto espacio de tiempo. Muy corto espacio de tiempo. Se trata de un esfuerzo enorme, decidido, que responde a la magnitud del desafío social y económico al que nos enfrentamos y también responde al compromiso del Gobierno de España con todos y cada uno de los ciudadanos. No vamos a escatimar ningún esfuerzo. Ninguno. Nadie se va quedar atrás. No vamos a dejar a nadie atrás, especialmente a los que ahora van a necesitar mucha más protección, a ellos, a los más vulnerables, a los mayores, a las familias con menos recursos, a los autónomos, a los pequeños empresarios, a los trabajadores que dependen de su nómina, a todos ellos les vamos a proteger mientras dure esta crisis.

Todos somos uno en esta lucha y para ello les adelanto que una vez fijado este marco de gran inyección económica hemos aprobado medidas en las cuatro grandes áreas prioritarias de las que les venimos hablando.

En primer lugar medidas para apoyar a las familias en situación más vulnerable. O que puedan haber tenido una situación vulnerable como consecuencia del impacto económico y social que están teniendo estas medidas.

Medidas para apoyar a todos los trabajadores. Insisto, a todos los trabajadores.

En tercer lugar, medidas para apoyar a las empresas de nuestro país, garantizar el flujo de crédito y pagos de las empresas y también de los autónomos de nuestro país.

Y finalmente medidas para apoyar la investigación científica y médica en la búsqueda de esa vacuna contra el COVID19 en la que está inmersa el mundo y sin duda alguna España tampoco puede permanecer al margen.

En primer lugar, les a anuncio que destinaremos 600 millones de euros a la financiación de prestaciones básicas de los correspondientes servicios sociales de las CCAA y entes locales, con especial atención a la asistencia sanitaria de las personas mayores y dependientes, que son colectivos desgraciadamente vulnerables por esta pandemia. Vamos a garantizar que la protección alcance la mayor cobertura posible, en especial a las personas, insisto, vulnerables.

Además, ampliamos la protección a los suministros de energía y de agua, garantizando los servicios públicos esenciales. Y además, como novedad, también garantizaremos los servicios de telecomunicaciones. Todo para las familias desgraciadamente más vulnerables como consecuencia de esta crisis.

También garantizaremos el derecho a la vivienda de las personas con más dificultades. Hemos establecido una moratoria en el pago de las cuotas de las hipotecas para los deudores hipotecarios en situación de especial vulnerabilidad que vean reducirse sus ingresos. Por tanto, ninguna persona en una situación económica difícil perderá su vivienda. En esta crisis, nadie será desahuciado de su casa por atravesar una situación económica difícil.

Este es un primer paquete de medidas sociales que seguiremos desarrollando de la mano de otras administraciones y en especial de las entidades locales con las que espero poder reunirme en los próximos días.

En segundo lugar, hemos aprobado un potente conjunto de medidas destinado a reforzar la protección al empleo. Se trata de evitar que una crisis temporal, e insisto en este carácter: temporal, como la actual tenga un impacto negativo permanente sobre nuestro mercado laboral. Quiero insistir en esto: es una crisis temporal que vamos a superar.

Por ello, hemos decidido:

Para los trabajadores asalariados, les vamos a permitir que puedan adaptar o reducir su jornada de trabajo, incluso hasta un 100%, para hacer frente a las necesidad de conciliar y cuidar derivadas de esta crisis.

También vamos a establecer el teletrabajo como medida de flexibilidad principal, cuando las circunstancias lo permitan.

Y, asimismo, vamos a promover los ajustes temporales de plantilla a través de la flexibilización de los Expedientes Temporales de Regulación de Empleo, los conocidos como ERTES, que van a beneficiar a todos los trabajadores. Por tanto, los ERTES causados por la crisis del Coronavirus serán considerados de fuerza mayor y, adicionalmente, los trabajadores tendrán derecho a la prestación contributiva por desempleo, aunque no cumplan el requisito de cotización previa exigido.

Además, el cobro de esa prestación no les computará a efectos de cobro posterior de la prestación por desempleo. Y con la aceleración de la aprobación de los ERTES, reduciendo los periodos de tramitación y consultas, por lo que los trabajadores percibirán sus prestaciones con más agilidad.

Para el colectivo de autónomos que implica una serie de millones de personas cada vez más importantes hemos aprobado flexibilizar el acceso al cese de actividad que será compatible con la exoneración del pago de cuotas a la SS y también con acogerse a ERTEs con aquellos que cuenten con trabajadores.

Queremos que aquellos autónomos que vean reducidos significativamente sus ingresos puedan recibir la prestación por cese de actividad. Por tanto, facilitamos que los autónomos y autónomas puedan cobrar con rapidez una prestación en caso de dificultad económica.

Estas medidas, como pueden ver, priorizarán la suspensión de los contratos y la reducción de las jornadas como opción frente al despido de trabajadores. Me gustaría hacer un llamamiento a los empresarios, tomemos en cuenta estas medidas y no se despidan a los trabajadores entendemos el esfuerzo que se puede hacer pero creemos que es necesario

Queremos que se mantenga el empleo, que las empresas sepan que el Gobierno les ayudará a superar esta crisis temporal, pero que seguirán necesitando a sus trabajadores cuando superemos esta emergencia y la actividad económica recupere la normalidad. El Gobierno va a estar del lado no sólo a los trabajadores afectados, sino también de las empresas que no despidan. Por ello, en caso de ERTEs, se exonerará al empresario de la aportación empresarial de las cuotas de la Seguridad Social.

Esta medida permitirá aliviar las cargas financieras de las empresas y recuperar el empleo cuanto antes.

El tercer conjunto de medidas está destinado a enviar a nuestras empresas (y también a los mercados) un mensaje contundente, rotundo, el estado español: va a proporcionar a nuestro tejido empresarial toda la liquidez que necesite, toda, para mantenerse operativo. No vamos a permitir que los problemas temporales de liquidez puedan convertirse en problemas de solvencia. Las empresas solventes necesitan liquidez y vamos a garantizársela durante esta crisis para que se mantenga el empleo y también la actividad económica.

Por ello, hemos aprobado la creación de una línea de avales y garantías públicas por un valor de hasta 100.000 millones de euros, lo que permitirá movilizar entre 150 mil y 200 mil millones de euros en nuestro sistema económico si también incorporamos al sector privado. El Estado será el garante de las operaciones.

Además, hemos aprobado en el RDL líneas de avales adicionales de 2.000 millones de euros para las empresas exportadoras con mecanismos ágiles y favoreciendo especialmente a las pequeñas y medianas empresas. Y también continuamos con medidas para facilitar la restructuración de créditos a explotaciones agrarias afectadas por la sequía.

Vamos, por otro lado, a acelerar la puesta en marcha de varios programas de apoyo a la digitalización y la I+D de las PYMES, que facilitaran la implantación del teletrabajo.

Para cerrar este apartado de apoyo a nuestro sistema productivo, a nuestro sistema empresarial, quiero anunciarles que hemos reformado la normativa sobre inversiones exteriores, para impedir que empresas de países de fuera de la Unión Europea puedan hacerse con el control de entidades españolas en sectores estratégicos, aprovechando la caída coyuntural del valor de sus acciones en esta situación de crisis económica.

En cuarto y último, pero en modo alguno menos trascendente, queremos subrayar nuestro compromiso con el refuerzo de la investigación científica para el desarrollo de una vacuna y de una cura definitiva para el COVID19. Vamos a dedicar una importante cantidad de recursos, 30 millones de Euros, a esta investigación y este dinero va a ir dedicado a dotar al Consejo Superior de Investigaciones Científicas y al Instituto de Salud Carlos III de los recursos precisos para hacer frente a esta emergencia sanitaria.

Hasta aquí las medidas adoptadas por el Gobierno que suponen una movilización colosal de recursos propios, de recursos públicos, de recursos de todos los españoles

Pero por sí solas no pueden bastar: necesitan un apoyo suplementario que debe venir de la sociedad civil. Para preservar nuestro tejido empresarial y nuestro empleo es indispensable que las empresas grandes o pequeñas, autónomos o empleados asuman una idea: que esta crisis es temporal y debe tratarse como temporal.

Todos debemos facilitar a los demás la adaptación a este periodo difícil. Los arrendadores cara a los arrendatarios; los proveedores de bienes y servicios cara a los receptores, los empleadores cara a los empleados; los acreedores cara a los deudores. Todos debemos ser conscientes de que podemos ocupar una u otra posición en cada momento, en cada caso y debemos ser comprensivos con los demás porque así saldremos todos más rápidos y sin duda alguna más fuertes.

El Estado encarna una parte de la fuerza de la comunidad que representa nuestro país. Pero la comunidad tiene también otras fuerzas que debe movilizar que ya se están movilizando. También en este frente económico se precisa el esfuerzo de todos y de todas unidos”.

En la rueda de prensa recordó que la hoja de ruta es doblegar la curva ascendente, aplanarla y hacerla descender; conseguir que el saldo de altas sea superior al del número de infectados y que los contagios caigan en picado y, finalmente, que dispongamos de una vacuna.

TAGS Actualidad