Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Cómo reducir la brecha digital?

  • Actualidad

Joven, fatiga digital

Con la crisis del coronavirus, la brecha digital puede tener efectos incluso más negativos, por lo que ha llegado el momento de que cerrarla se convierta en prioridad global. Capgemini, que ha realizado un informe sobre el tema, ofrece unas pautas sobre cómo rescatar a los "excluidos digitales".

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Un estudio del Instituto de Investigación de Capgemini evidencia que la brecha digital puede tener efectos más negativos en un momento de crisis pandémica como la actual, que la ha hecho incluso más visible.

Estar desconectados hoy conduce a la exclusión social e impide el acceso a los servicios públicos. Ante esta situación, los autores urgen a cerrarla para evitar la exclusión social y conseguir que todos puedan acceder a los servicios públicos y puedan aprovechar las oportunidades de aprendizaje laborales que se presenten.

Responsabilidad compartida
La responsabilidad de eliminar la brecha digital debe ser compartida. Según el estudio, por una parte, las organizaciones privadas deben reflexionar sobre su papel en el mundo actual. Cada vez más comprometidas (con todos sus públicos de interés, como empleados, clientes, comunidades…), las empresas han de buscar, con mayor amplitud de miras, la forma de beneficiar a la sociedad a largo plazo mediante la incorporación de la inclusión digital y la igualdad en sus estrategias empresariales.

Por otra, los Gobiernos y el sector público deben desempeñar una función principal en la ampliación del acceso y la disponibilidad de Internet, especialmente para las comunidades marginadas. Este objetivo puede abordarse en dos niveles (acceso a internet en espacios públicos y acceso privado dentro del hogar) pero, en definitiva, significa conseguir una mayor accesibilidad de las personas a los servicios públicos electrónicos y asumir la responsabilidad de mantener bajos los costes para los consumidores.

Juntos, organizaciones privadas y reguladores, deben trabajar para construir una comunidad global de acción en el campo de la inclusión digital, desde la cual movilizar a otros miembros de sus sectores, ONG, el mundo académico y administraciones públicas para promover políticas de inclusión digital a través, por ejemplo, de proyectos pro bono que se sirvan de sus conocimientos y experiencia.

Esto es más importante que nunca por el desafío que supone la pandemia, que probablemente “tenga un impacto duradero”, por lo que las organizaciones que trabajan en la eliminación de la brecha digital tienen la responsabilidad colectiva de hacerlo de forma que genere un cambio también duradero, no solo una solución para salir del paso, según la responsable mundial de Inclusión Digital de Capgemini, afirma Lucie Taurines, responsable mundial de Inclusión Digital de Capgemini. 

Cuatro áreas principales para reducir la brecha
Hay tres áreas en las que Capgemini trabaja en cuatro áreas principales para reducir la brecha digital y fomentar la inclusión digital, y que pueden servir como ejemplo:

- Alfabetización digital: proporcionando ayuda útil para dotar a las personas en situación de exclusión digital de una mayor autonomía en el acceso a servicios electrónicos públicos y privados y que puedan beneficiarse de nuevas oportunidades.

- Capacitación digital: facilitando el acceso al empleo a poblaciones desfavorecidas y fuera del mercado de trabajo, mediante formación en competencias digitales.

- Tecnología para mejorar el futuro: uniendo tecnología, actividad empresarial y sociedad para resolver los principales problemas de la sociedad y generar un impacto positivo mediante tecnologías de vanguardia.

- Liderazgo de pensamiento: trabajando con centros de pensamiento e investigación y uniendo fuerzas con empresas clientes, ONG, organismos públicos y mundo académico para seguir ejerciendo un efecto a través de sus iniciativas de inclusión digital.