Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La nueva Ley de Telecomunicaciones podría permitir intervenir WhatsApp en 'situaciones excepcionales'

  • Actualidad

WhatsApp

En el caso de que se cumplan todos los requisitos, el Gobierno no podrá acceder a las comunicaciones de los usuarios, que sólo se puede realizar a través de una orden judicial, sino que sólo podrá enviar mensajes alertando de peligros.

Recomendados: 

Impacto del COVID-19 en la Contratación Pública de TI Webinar

España Digital 2025 Leer

El Gobierno acaba de presentar a audiencia pública el Anteproyecto de Ley General de Telecomunicaciones que transpondrá al ordenamiento jurídico español el código europeo de las comunicaciones electrónicas de 2018.

Entre otras cosas, por primera vez se regulan los servicios de comunicación interpersonales no basados en numeración o de mensajería, como WhatsApp, por ejemplo. Se imponen obligaciones de carácter administrativo, como la inscripción en el Registro de Operadores y la obligación de observar medidas de seguridad de acuerdo con los riesgos propios de su naturaleza diferenciada respecto a los servicios tradicionales.

Además, el Anteproyecto de Ley abre la puerta a que el Gobierno pueda intervenir estos servicios de mensajería. Concretamente, el artículo 4.6 del título 1 establece que “el Gobierno, con carácter excepcional y transitorio, podrá acordar la asunción por la Administración General del Estado de la gestión directa o la intervención de las redes y servicios de comunicaciones electrónicas en determinados supuestos excepcionales que puedan afectar al orden público, la seguridad pública y la seguridad nacional”.

Una vez finalizado el tiempo reservado a la audiencia pública, el texto debe someterse a los trámites parlamentarios.

No obstante, los expertos recuerdan que en el caso de que se cumplan todos los requisitos, el Gobierno no podrá acceder a las comunicaciones de los usuarios, sino que sólo podrá enviar mensajes a través de estas aplicaciones alertando de peligros. El acceso a las comunicaciones sólo se puede realizar con una orden judicial.