Estas son las tendencias en los pagos que han ganado terreno en el último año

  • Actualidad

pagos

Los últimos doce meses han sido decisivos en la digitalización de los medios de pago. Hoy, un año después del inicio del primer estado de alarma en España, los pagos digitales son algo habitual para gran parte de la población española, y la previsión es que el uso del efectivo siga reduciéndose. Revisamos las tendencias que se han impuesto en la forma en la que pagamos.

Recomendados

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

La era de la experiencia de cliente sin contacto Leer

Diario de un vendedor de tecnología Leer

PaynoPain, empresa tecnológica española especializada en el desarrollo de soluciones de pagos online, ha analizado las cinco principales tendencias en métodos de pago que se han impuesto a lo largo de este año de pandemia.

- Comercio electrónico: sin duda, la reina del confinamiento ha sido la venta online. La IAB Spain recoge un crecimiento medio de 55% de las compras por Internet en plena pandemia. Y es que el estado de alarma provocó que muchos negocios tradicionales, sin presencia online, se hayan digitalizado gracias a soluciones de pago innovadoras para aprovechar el crecimiento de la demanda, en un intento por mitigar las pérdidas ocasionadas por el cierre de sus establecimientos físicos. A su vez, los gigantes electrónicos vivieron su momento de mayor auge, hasta llegar al colapso.

- Cashless: tras el fin del confinamiento, las empresas y los negocios tenían que minimizar el riesgo de contagio. Según PaynoPain, el principal desafío ha sido dotar de herramientas para acercar sus productos a aquellos que no estaban digitalizados. En relación a esto, el uso de enlaces de pago enviados a través de correo electrónico, SMS o Whatsapp (pagos MoTo y pay by link), experimentó una subida del 150% durante el 2020 con respecto al año anterior, sobre todo en comercios locales, ya que permitían prescindir del efectivo y pasar por la tienda sólo a recoger el pedido, reduciendo el tiempo de presencia en el establecimiento, según indican desde la compañía.

- Pagos contactless y monederos: en la transición a la nueva normalidad ha crecido la adopción de diversas formas de pago “sin contacto” a través de tarjetas de crédito o débito, llaveros, tarjetas inteligentes o teléfonos móviles. Las tarjetas, viejas conocidas, fueron las más utilizadas, pero los pagos móviles, desde el móvil u otros dispositivos como los wearables (relojes u otros accesorios) se convirtieron en una alternativa muy popular ante el miedo al contagio. En la línea de los pagos sin contacto, ha crecido mucho el desarrollo propio, o a través de grandes proveedores, de soluciones para ofrecer la posibilidad de incluir tarjetas virtuales en los “monederos” para permitir el pago con el móvil.

- Peer-to-peer: el porcentaje de implementación de los pagos instantáneos entre personas (peer-to-peer en inglés) alcanza el 88 % de los bancos españoles, según una encuesta del Banco de España. Esto se debe, principalmente, a que muchas entidades participan en la solución de pagos de la banca española, Bizum, que cerró 2020 con 13,6 millones de usuarios (más del doble de los que tenía a finales del ejercicio anterior), con un ritmo de crecimiento de 20.100 altas diarias, según informaron desde la misma compañía.

- Biometría: de cara al futuro inmediato parece inminente la incorporación de métodos relacionados con la biometría, como la huella dactilar, el reconocimiento facial, el escáner de retina o el reconocimiento de voz. Esto se debe más que nada a la reciente aplicación de la Directiva Europea de Servicios de Pago o PSD2, que obliga a los comercios a aplicar una autenticación reforzada del cliente (SCA) en los pagos electrónicos.