Las ventas de impresoras 3D crecen, pero aún por debajo de los niveles pre-COVID

  • Actualidad

Impresora 3D

La impresoras 3D industriales, que representan el 52% de los ingresos por ventas de hardware de impresión, vieron aumentar sus ventas un 43%. Las impresoras 3D personales también registraron una fuerte subida del 38%, mientras que las impresoras de diseño aumentaron un 11% y las profesionales un 7%.

Las ventas de impresoras 3D industriales y de diseño de alta gama continuaron recuperándose en el primer trimestre de 2021 a medida que las entregas en Estados Unidos y Europa comenzaron a reflejar la recuperación previamente vista en China, según Context.

En la categoría de impresoras industriales, que representa el 52% de los ingresos globales por ventas de hardware de impresión 3D durante el período, las ventas aumentaron un 43% interanual. Aunque fuertes, las ventas no han vuelto a los niveles previos a la pandemia, mostrando una caída del 3% comparado con el primer trimestre de 2019. Por su parte, las ventas de impresoras 3D de diseño aumentaron un 11%, pero también se mantuvieron por debajo de los niveles pre-COVID, concretamente un 15% por debajo del mismo trimestre de 2019.

En cuanto a las impresoras 3D profesionales crecieron un 7%, respecto al mismo período de 2020. La pandemia tuvo menos impacto en esta categoría, incluso hubo un aumento de ventas en la primera mitad del año pasado. Además, con las ventas de impresoras profesionales en general en aumento antes de la pandemia, las ventas aumentaron un 22% comparado con el primer trimestre de 2019.

Respecto a las impresoras 3D personales, crecieron un 38% con especto al año anterior, lo cual no es mucho si tenemos en cuenta que en el primer trimestre de 2020 las fábricas en China que producen estas impresoras (o sus componentes clave) se cerraron. A pesar de que la categoría ha tenido un buen desempeño en los últimos tiempos, queda por ver cuántas de las ventas del trimestre se deben a factores relacionados con el COVID-19 y cuáles son fruto de las tasas normales de ejecución.

Con las nuevas industrias que buscan adoptar la fabricación aditiva para ayudar a mitigar las posibles interrupciones de la cadena de suministro, las perspectivas a largo plazo para este sector son extremadamente positivas. Sin embargo, muchos proveedores reportan una perspectiva cada vez más alcista incluso a corto plazo. Apuntan al aumento de las tasas de pedidos, especialmente para la impresión 3D de metales, y al interés de nuevos mercados, como las industrias del petróleo y el gas. Las economías están subiendo a medida que reabren, a pesar de que este proceso es más lento en algunas naciones occidentales que en el Este debido a la preocupación por las variantes de la COVID.

Chris Connery, vicepresidente de Análisis Global de Context, señala que “los lanzamientos de nuevos productos continúan siendo uno de los principales impulsores del crecimiento en la industria de las impresoras 3D, lo que indica que los mercados siguen ansiosos por probar nuevas tecnologías que satisfagan todas sus necesidades de producción. Con más productos nuevos en el horizonte, la proyección para 2021 es de un sólido crecimiento de las ventas en comparación con 2020 y 2019 para todo tipo de impresoras 3D".

TAGS Impresión, 3D