Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Casi un 30% de los proyectos de IoT fracasa en la prueba de concepto

  • Estrategias digitales

IoT

En torno a tres de cada diez proyectos de Internet de las Cosas fracasa en la prueba de concepto, por ser costosa la implantación o porque no se ve el beneficio real. No obstante, el avance es imparable, según constata un estudio de Microsoft. Además, tendrá un papel relevante en el futuro de las empresas: los encuestados creen que en dos años el 30% de los ingresos de su organización dependerán de esta tecnología.

Según el “Worldwide Global DataSphere IoT Devices and Data Forecast” de IDC, en 2025 habrá alrededor de 41.600 millones de dispositivos de IoT conectados, lo que supone un crecimiento medio anual del 8,9% hasta esa fecha. Las implantaciones aumentan ya que “a medida que el mercado madura, IoT se está convirtiendo cada vez más en la infraestructura que permite el intercambio de información entre “las cosas”, las personas y los procesos”, explica Carrie MacGillivray, vicepresidenta del grupo de IoT, 5G y Movilidad de la firma de análisis.

El elevado interés es incontestable. No en vano, el estudio de Microsoft indica que el 85% de los encuestados se encuentran en fase de adopción de IoT, y tres cuartas partes de ellos cuentan con proyectos en fase de planificación.

El 88% de los encuestados que adoptan soluciones de IoT cree que es fundamental para el éxito empresarial. Creen además que, en los próximos dos años, será decisivo para su éxito el desarrollo de tecnologías como Inteligencia Artificial (IA), Edge Computing y 5G.

Quienes ya adoptaron IoT prevén un retorno de la inversión del 30% en dos años, y creen que en ese tiempo el 30% de los ingresos de su organización dependerán de esta tecnología.

Posibles barreras
Sin embargo, hay que reconocer a un importante déficit de conocimientos en la materia, así como a retos de complejidad y seguridad que, si no se abordan, pueden comprometer los beneficios empresariales previstos. Esta afirmación viene avalada por datos como éstos: casi todos los que adoptaron IoT (el 97%) están preocupados por la seguridad al implementar IoT, aunque no consista en un obstáculo para su adopción; el 38% de los que adoptan la tecnología mencionan la complejidad y los problemas técnicos que plantea su utilización como barrera para su adopción.

Otro dato interesante es que casi un tercio de los proyectos (un 30%, aproximadamente) fracasa en la fase de prueba de concepto, normalmente porque su implementación es bastante costosa o porque los beneficios finales no están claros.