Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La estrategia digital europea se basará en los datos y la inteligencia artificial

  • Estrategias digitales

Ursula von der Leyen

Los datos y la inteligencia artificial serán dos de las principales claves del futuro digital europea, según los detalles que acaba de dar la Comisión Europea sobre las ideas y medidas "para una transformación digital que redunde en beneficio de todos y refleje lo mejor de Europa".

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

El plan presentado ayer contiene las que, a juicio de la Comisión, son los ejes para conseguir una sociedad europea impulsada por soluciones digitales que sitúan en el lugar preferente a las personas, abre nuevas oportunidades para las empresas y da impulso al desarrollo de una tecnología fiable. Y en él son fundamentales dos estrategias: la de datos y la de desarrollo de la inteligencia artificial.

El proyecto es ambicioso ya que, como explicó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, “abarca todo, desde la ciberseguridad a las infraestructuras críticas, de la educación digital a las capacidades, de la democracia a los medios de comunicación. Quiero que la Europa digital refleje lo mejor de Europa: que sea abierta, justa, diversa, democrática y con confianza en sí misma".

En la base del plan digital figuran tres objetivos para los próximos cinco años: una tecnología que redunde en beneficio de las personas; una economía justa y competitiva; y una sociedad abierta, democrática y sostenible. Para llegar a ellos, es fundamental liderar los ámbitos de la inteligencia artificial y la economía de los datos.

Sobre el primer tema, la Comisión cree que Europa posee todo lo necesario para convertirse en un líder mundial en sistemas de inteligencia artificial (IA) que puedan usarse y aplicarse de forma segura, y aquí habla de que “contamos con excelentes centros de investigación, sistemas digitales seguros y una posición sólida en robótica, así como unos sectores manufactureros y de servicios competitivos, que abarcan desde la automoción a la energía, pasando por la asistencia sanitaria o la agricultura”.

Así, en el Libro Blanco que acaba de presentar, propone un marco para una inteligencia artificial fiable, basado en la excelencia y la confianza, en el que, a través de la asociación con los sectores público y privado, se movilicen recursos a lo largo de toda la cadena de valor y se creen los incentivos apropiados para acelerar la implantación de la IA, también entre las pequeñas y medianas empresas.

Para que esto se plasme en hechos,  será también necesario colaborar con los Estados miembros y la comunidad investigadora, con el fin de atraer y retener el talento.

Además, será clave crear confianza en torno a la tecnología por lo que “son necesarias normas claras, que aborden los sistemas de IA con un elevado nivel de riesgo sin suponer una excesiva carga para los que entrañan unos riesgos menores”, ha asegurado la Comisión.

Los datos
El objetivo de la estrategia europea de datos es asegurar que la UE se convierte en un modelo de sociedad empoderada por los datos y en un líder de esa sociedad. Con ese fin, busca crear un auténtico espacio europeo de datos, un mercado único de datos, para desbloquear los datos no utilizados, permitiendo que fluyan libremente por toda la Unión Europea y entre sectores, en beneficio de las empresas, los investigadores y las administraciones públicas. Los ciudadanos, las empresas y las organizaciones deben estar habilitados para tomar mejores decisiones con base en el conocimiento que aporten los datos no personales. Los datos deben estar disponibles para todos, ya se trate de entidades públicas o privadas, de empresas emergentes o de grandes empresas.

Para avanzar ello, la Comisión propondrá, en primer lugar, la creación del marco regulador correcto en materia de gestión de los datos, del acceso a ellos y de su reutilización entre empresas, entre administraciones y entre empresas y administraciones. En segundo lugar, pretende apoyar el desarrollo de los sistemas tecnológicos y la siguiente generación de infraestructuras que permitan aprovechar las oportunidades que ofrece la economía de los datos. “Contribuirá a las inversiones en proyectos europeos de gran impacto sobre espacios de datos europeos e infraestructuras en la nube fiables y eficientes desde el punto de vista energético”, asegura.

Finalmente, pondrá en marcha medidas sectoriales específicas, para construir espacios europeos de datos, por ejemplo en relación con la fabricación industrial, el pacto verde, la movilidad o la salud.

Primeros pasos
A lo largo de este año la Comisión presentará una norma de servicios digitales y un plan de acción europeo para la democracia, propondrá una revisión del Reglamento eIDAS y reforzará la ciberseguridad mediante la creación de una unidad informática conjunta.

También será importante seguir construyendo alianzas con socios internacionales para impulsar un modelo europeo de digitalización.

Entre los primeros pasos se ha abierto a consulta el Libro Blanco sobre la Inteligencia Artificial, para cuya elaboración se ha abierto a la consulta pública hasta el 19 de mayo de 2020. La Comisión también está recabando observaciones acerca de su estrategia de datos. En función de estos dos trabajos, tomará nuevas medidas de apoyo al desarrollo de una IA fiable y de la economía de los datos.