Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Desarrollo rápido y pruebas de calidad del software continuas, un reto de la era digital

  • Estrategias digitales

programar, codigo

Sin la adopción plena de pruebas continuas de software, las empresas llegarán a un punto en el que no podrán satisfacer las necesidades de los clientes, con lo que serán vulnerables ante competidores más ágiles y mejor adaptados. Así lo concluye un informe de Capgemini y su filial Sogeti, realizado en colaboración con Broadcom.

 

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Las empresas deben incorporar procesos de QA continuos al desarrollo agile para seguir siendo competitivas. Sin embargo, la mayoría tiene problemas para adaptar sus procesos de QA (Quality Assurance) y de realización de pruebas al modo de trabajo ágil.

Según este informe, el principal reto que encuentran las organizaciones es conciliar la rapidez y frecuencia necesarias en la producción de un gran número de versiones nuevas o perfeccionadas con la necesidad de aplicar un proceso adecuado, continuo y rápido de validación para evitar problemas graves en la producción. La falta de este equilibrio constituye un riesgo para los resultados y el crecimiento de la empresa.

Si no logran hacer estas pruebas de forma continua, llegará un momento en el que será imposible satisfacer las necesidades de los clientes, con lo que serán “vulnerables” ante competidores más ágiles y mejor adaptados.

Aunque el 55% de las empresas participantes en este estudio ya ha adoptado un enfoque de pruebas continuas de software, el lento avance hacia la madurez demuestra la existencia de dificultades importantes.

Por ejemplo, hasta el 56% de las compañías admite que tiene problemas con las pruebas en “sprint” (un intervalo de tiempo prefijado). Los encuestados afirman que sus equipos dedican de media el 44% de su tiempo a buscar, gestionar y generar datos de pruebas e, incluso, un 36% indica que sus equipos dedican más de la mitad de su tiempo a ello.

Por otro lado, un 62% reconoce que le cuesta encontrar profesionales con los conocimientos necesarios para la elaboración de su estrategia de pruebas continuas de software y un tercio señala que el desarrollo de competencias en sistemas de IA de pruebas es una prioridad.

A estos factores se les suma el problema de equipos de una dimensión considerable anclados en sistemas, aplicaciones y jerarquías heredadas que hacen aún más complicada la aplicación de nuevas formas de trabajo. Para superar estos retos, las empresas deben centrarse en articular una ingeniería calidad en el marco de los enfoques agile y DevOps.

Según Mark Buenen, responsable global de servicios de Digital Assurance & Testing del Grupo Capgemini, “deben acelerar su inversión en competencias de ingeniería de calidad y soluciones de pruebas continuas en sus equipos ‘agile’ y DevOps, si quieren evitar el fracaso de escalar al concepto ‘agile’ en general. Para lograrlo, deben dotar a sus equipos agile multidisciplinares con suficientes conocimientos en ingeniería de calidad y promover la cultura del QA, la automatización del proceso de calidad y el entorno de pruebas por medio de un equipo flexible de soporte”.

El informe se basa en una encuesta realizada a 500 máximos responsables del área de TI de sus respectivas empresas.