Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Qué impide a la Administración Pública ser 100% digital?

  • Estrategias digitales

people personas

Cada 23 de junio se celebra a instancias de Naciones Unidas el Día de la Administración Pública, que este año pretende poner en valor el papel que los empleados públicos han tenido durante la pandemia. Precisamente esta emergencia mundial ha puesto de relieve la necesidad de avanzar hacia un modelo más digital y sostenible, al que el sector público no debe ser ajeno. Examinamos con Entelgy los cuatro principales retos que debe resolver el sector en este ámbito.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Este martes se celebra el Día de Naciones Unidas para la Administración Pública, en un momento en el que la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus empieza a estar algo más controlada, al menos en el continente europeo. La pandemia ha tenido un cruel impacto en las estructuras públicas y así lo ha reconocido el Secretario General de la ONU, António Guterres. “Además de las implicaciones para la salud y la pérdida de vidas, la pandemia ha tensado los sistemas de atención médica, ha interrumpido el sistema educativo, ha causado estragos en las empresas y las economías, ha llevado a la pérdida de empleos y paralización de la vida social con bloqueos, toques de queda y otras medidas estrictas destinadas a contener el virus a nivel mundial. Todo esto ha sucedido en el contexto de la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en el que los empleados del servicio público son críticos”, ha resumido.

El portugués ha querido en un día como éste homenajear “a estos trabajadores esenciales y a tantos otros”, pero ha reconocido que “debemos también reflexionar sobre la mejor forma de protegerlos y de ofrecerles nuestro reconocimiento e invertir en su bienestar a medida que emprendemos juntos una reconstrucción mejor”.

Y en prácticamente todos los sectores, incluido el público, establecer relaciones y modelos más digitales, significará tener procesos más eficientes y ser capaces de responder mejor a los periodos de crisis. En este día, Entelgy ha reunido los que considera que son los principales retos los principales retos a los que se está enfrentando la Administración Pública en España a la hora de digitalizarse:

- Una hoja de ruta clara: el pasado enero el Gobierno de España dio los primeros pasos para tratar de conseguir una digitalización de la Administración Pública con la creación de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial y la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales. Es una cuestión que no debe quedarse en el olvido sino que debe convertirse en una materia en la que todas las fuerzas políticas participen. Para ello, la Administración debe establecer un plan estratégico con objetivos ambiciosos y claros, y especialmente tratar de llegar a un acuerdo para que esa hoja de ruta se mantenga.

- Más personal especializado en digitalización: la falta de personal especializado en digitalización está siendo una barrera importante para desarrollar la Administración Electrónica de forma más eficiente. Actualmente, el 67% de las instituciones en España ha tenido que contratar profesionales externos relacionados con el proceso de digitalización porque sólo un tercio de ellas tienen personal propio cualificado. El problema es especialmente grave en el ámbito de los especialistas en ciberseguridad. Por otro lado, y según cifras del Ministerio de Administraciones Públicas, tres de cada cuatro trabajadores públicos tendría más de 40 años por lo que es necesario que se invierta en formación que facilite a estos empleados el uso de estas nuevas herramientas digitales para que sean menos reticentes al cambio. De esta forma, si no se contratan personal especializado o no forman a aquellos trabajadores que ya tienen, será imposible que la digitalización se integre en el ADN de la Administración.

- Adopción de tecnologías emergentes: actualmente existen numerosas tecnologías que podrían ayudar a que la Administración Pública sea más ágil, más intuitiva y más útil para el usuario. En este punto destaca las tecnologías de automatización y otras, como la biometría o blockchain, para realizar procesos de identificación de forma rápida y segura, sin necesidad de contraseñas que pueden hackear o perder. También cree necesario apostar por cloud para que los procesos administrativos se agilicen. “La Administración también debe plantear los mecanismos necesarios y crear equipos específicos que analicen las posibles aplicaciones de este tipo de tecnologías en los procesos administrativos y las mejores maneras de implementarlas”, dicen sus expertos.

- Mejorar la experiencia de usuario: quizá es el aspecto más a tener en cuenta a la hora de afrontar la transformación digital de la Administración, al menos desde el punto de vista de lo que la “burocracia digital” supone para los usuarios. El ciudadano debe ser el centro de la estrategia, al igual que un cliente lo es de una empresa. En este sentido, la incorporación de los nativos digitales como usuarios de la Administración digital es un reto, ya que es una generación acostumbrada a la inmediatez y a la agilidad de otros servicios online. Según un estudio de IDC Research Spain, el 23% de los 1.497 millones de euros que invirtieron las empresas en procesos de digitalización durante 2019 se destinaron en la transformación de la experiencia de cliente. Las Administraciones Públicas, sin embargo, parecen estar descuidando este aspecto, cuando deberían invertir en crear una experiencia unificada que no varíe demasiado en interfaces o requisitos de unas a otras comunidades autónomas e instituciones, con el objetivo de facilitar las gestiones.