Tendencias en marketing: mensajes más emocionales y nuevos puntos de encuentro con el comprador

  • Estrategias digitales

marketing digital

La pandemia ha acelerado cambios en los hábitos de los consumidores que se venían venir, como las compras online o una forma más digital de comunicarse con las marcas. Y, claro está, esto repercute en las estrategias de marketing, que debe orientarse más a las ventas digitales y establecer nuevos canales de atención al cliente, como chatbots.

Recomendados: 

El dato: piedra angular de una experiencia customer-centric Webinar

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer

Las marcas deben adaptarse a los nuevos hábitos y las expectativas de los consumidores. Los expertos de The Valley nos dan las claves sobre las tendencias que deben incluirse en las estrategias de marketing en las actuales circunstancias:

- Un e-commerce exitoso como clave para las ventas: durante los últimos meses, muchas personas se han dado cuenta de la rapidez y la comodidad de comprar mediante un ecommerce, lo que ha generado un aumento de las transacciones por este canal. Muchas pymes y pequeños comercios que no habían experimentado esta vía han tenido que adaptar sus estrategias de marketing y sus procesos de venta a este mercado, aunque no todas ellas contaban con el expertise suficiente para ello. En este sentido, la clave para un e-commerce exitoso es tener una estrategia sólida para vender en Internet, lo cual se puede lograr mediante la formación o contando con el apoyo de expertos. 

- Storyscaping, una nueva forma de generar emociones: si bien hasta ahora la base de una buena comunicación era el ‘storytelling’ para conectar con el consumidor a nivel emocional, el ‘storyscaping’ ha llegado para revolucionar las cosas… Esta técnica, que no solo busca conectar con los usuarios sino crear una historia protagonizada por ellos en relación con la marca, experimentó un auge importante durante el período de confinamiento por ofrecer a los usuarios la posibilidad de vivir experiencias diferentes e innovadoras.

- Mensajes sensibles y emocionales alineados con la nueva normalidad: en los últimos meses se ha visto un mayor grado de “solidaridad” en las campañas publicitarias, coincidiendo casi todas en un único mensaje: juntos saldremos de esta situación. Actualmente, las estrategias de marketing no solo buscan vender o dar a conocer un producto, sino que apelan a conectar emocionalmente con el cliente y crear una imagen de marca comprometida y responsable. Esta misma tendencia de mensajes adaptados a las circunstancias, se ha notado durante la desescalada, período en el que las marcas han anunciado su “vuelta” o reapertura con mensajes que apelan al optimismo y la positividad, pero sin olvidar la importancia de cuidar la salud y cumplir con las medidas vigentes.

- Apuesta por el formato audiovisual: los podcasts, vídeos, gifs y redes sociales han sido un recurso de gran utilidad para las estrategias de marketing y, ahora, el aumento del consumo de estos formatos, provocado por un mayor uso de los dispositivos móviles, ha hecho que su uso sea casi una obligación para las marcas. Y es que estos formatos, generalmente protagonistas en las redes sociales, ofrecen a las empresas un formato muy atractivo, innovador y de fácil consumo para llegar a públicos más jóvenes.

- Los chatbots, un buen complemento para la atención al cliente: desde hace tiempo las marcas han utilizado chatbots y otras herramientas similares para dar apoyo a sus equipos de atención al cliente. Tras el período de confinamiento y con las medidas de distanciamiento social, que también impactaron en los ‘call centers’, se ha hecho aún más evidente la ventaja que ofrecen estas herramientas capaces de responder a los clientes de forma automática, rápida y eficaz para solucionar problemas o aclarar consultas.

- Puntos de encuentro online para generar ‘engagement’: las marcas se han dado cuenta que no hace falta organizar convenciones masivas para interactuar con el cliente, pues los eventos virtuales y los encuentros online han conseguido un contacto incluso más cercano entre empresa y cliente gracias a las posibilidades que ofrece la tecnología de crear experiencias que despierten sensaciones y emociones. Además, se cree que esta tendencia seguirá creciendo debido a factores como el abaratamiento de costes y procesos logísticos que conlleva la gestión de un evento virtual frente a uno físico.