Estas son las bases para digitalizar la Administración con éxito

  • Estrategias digitales

Administración Pública

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia destinará 20.000 millones de euros para modernizar y digitalizar la Administración. No se podrá llevar a cabo sin trasladar la mentalidad digital al empleado público, por lo que los expertos de Entelgy creen que es clave adoptar un modelo 'agile', fomentar un cambio cultural en la plantilla y mejorar la gestión del talento.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Evento

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

Para los expertos de Entelgy, para transformar digitalmente la Administración, el centro del cambio que se debe producir, está en el propio entorno, en la forma de trabajar y en el modo de gestionar a las personas. En este sentido, Cristina Bombín, directora de negocio de Sector Público en la firma, explica que “siempre se ha hablado de que la Administración necesita ser mucho más digital, pero más allá de la propia inversión en material o herramientas tecnológicas, el foco debería estar puesto en algo mucho más profundo y que es la base del funcionamiento de todo: las personas”.

En línea con ello, la compañía recomienda abordar esa transformación teniendo como base tres elementos:

- Modelo agile: la administración debe olvidar la antigua estructura y metodología, adaptarse a lo nuevo y ser ágil a la hora de afrontar los cambios. Una de las formas de trabajo que últimamente está dando mayores beneficios en diferentes sectores son los marcos de trabajo agile, en cuya naturaleza se encuentra el principio de que las personas y sus interacciones son más importantes que las herramientas y los procesos. La Administración Pública deberá aprovechar estos momentos de cambio para transformar la forma en que se relaciona y organiza a sus propios empleados, utilizando los paradigmas Agile para los recursos humanos. De esta manera, el funcionario se convierte en el protagonista, y la colaboración y las interacciones entre los empleados ganan espacio frente a los procesos organizativos. En definitiva, se trata de humanizar los procesos que regulan la relación entre administraciones, y entre administración y ciudadanos.

Convertirse en una organización agile implica, por lo tanto, estar dispuesto a ser flexible, adaptable y valorar a las personas y reconocer su trabajo y esfuerzo. En el caso de la Administración, significaría fomentar el trabajo en equipo, la transparencia en todos los departamentos, la aparición de un entorno más colaborativo e incluso una mayor productividad por parte del empleado.

- Cambio cultural de la plantilla: el mundo está en constante evolución y las organizaciones, tampoco la Administración Pública, no pueden permitirse quedarse quietas. Los empleados no deben sólo enfrentarse a nuevas herramientas o formas de trabajo sino que tienen que interiorizarlas. Para facilitar esta transición es importante que ésta se realice de forma gradual y poniendo el foco en la comunicación con los distintos equipos. Además, deberá ser acompañada por la formación necesaria y por un acompañamiento durante todo el proceso de asimilación y puesta en marcha de todo lo aprendido. Para ello será necesario establecer líderes del cambio en cada departamento, personas que abanderen la asunción de dichas transformaciones por parte de todos los demás. Se trata de un proceso gradual, que permitirá que la organización evolucione positivamente.

- Gestión del talento: desde hace tiempo esta identificación y motivación del talento interno de los profesionales de las administraciones públicas viene siendo motivo de preocupación y se trata de uno de los cambios más importantes que se deben asumir. Una de las herramientas que permitirían incentivar el talento interno es la digitalización, no solo de herramientas, también de personas, dotándolas de formación y habilidades necesarias para el mundo digital. Es igualmente importante proporcionar mentoring interno como herramienta para motivar el talento, esto es, acompañamiento entre profesionales más veteranos y más junior, con un intercambio bidireccional de ayuda. Por último, siempre hay que tener en cuenta la importancia de premiar las iniciativas y la colaboración.