Cinco problemas digitales a los que habrá que plantar cara en 2022

  • Estrategias digitales

equipo

Si las empresas quieren seguir siendo relevantes y competitivas, tendrán que encarar a lo largo de los próximos meses una serie de retos que plantea la era digital, una vez que han afrontado su digitalización urgente y sus nuevas estrategias comienzan a consolidarse. Entre ellos, según The Valley, se encuentran la formación de profesionales en tecnología para superar la escasez de talento TI, cambiar la cultura corporativa o adaptarse a las demandas del cliente digital.

Recomendados: 

Administración pública: afrontando la década digital Evento

La actualidad de los Fondos Next Generation EU y las oportunidades para el canal TI Webinar

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Ahora que las empresas empiezan a consolidar sus estrategias de digitalización, 2022 será decisivo para plantar cara a una serie de retos que han surgido en paralelo al desarrollo de la economía digital. Así lo sostienen los expertos de The Valley, que cifran en cinco los principales problemas:

· Escasez de profesionales preparados a nivel tech para satisfacer la demanda. Las profesiones tecnológicas son, sin duda, las protagonistas de gran parte de la oferta de empleo que existe actualmente. Perfiles como Digital Product Manager, Product Designer, Data Scientist, Business Data Analyst o expertos en negocio digital o sistemas Cloud son altamente demandados por empresas de todos los sectores. No obstante, y a pesar de la alta demanda de profesionales digitales y tecnológicos, actualmente no existen suficientes perfiles preparados, a nivel técnico, para asumir este tipo de roles que garantizan la empleabilidad. Por ello, uno de los principales retos digitales a los que se enfrenta el panorama empresarial en 2022 es contribuir a la formación de los profesionales en todo lo relacionado con capacidades digitales y uso de herramientas digitales, para así poder dar respuesta a la demanda de las empresas y ampliar las posibilidades de empleabilidad de la fuerza laboral.

· La importancia de las soft skills en la era de las máquinas. En un entorno en el que las máquinas van asumiendo cada vez más nuevas tareas y procesos mecánicos y repetitivos, los profesionales destacan por sus soft skills, o habilidades blandas que les diferencian de las máquinas y les permiten aportar valor añadido a las empresas. Así, aptitudes como el pensamiento crítico y analítico, la creatividad para abordar nuevos retos, la capacidad de gestionar tiempos y equipos, la inteligencia emocional en el modelo híbrido, la capacidad estratégica para liderar proyectos o la predisposición al cambio, son tan solo algunas de las habilidades que más destacan en el panorama laboral actual, y que permitirán a los profesionales ser exitosos en este entorno.

· Más allá de la digitalización de procesos, una cultura corporativa basada en la innovación. El proceso de digitalización va mucho más allá de integrar tecnologías en el día a día o el uso de herramientas digitales, siendo la redefinición y transformación de la cultura empresarial, uno de los pilares fundamentales. Los cambios que se han vivido estos últimos años han traído como consecuencia la necesidad de una cultura corporativa basada en la innovación y en la que la flexibilidad, la colaboración y el bienestar en el entorno de trabajo sean claves para atraer, retener y fidelizar al talento. Por ello, el reto para las empresas está en adaptar sus modelos, procesos y métodos de trabajo a este nuevo paradigma para fomentar un entorno de trabajo más innovador, eficiente, productivo y, sobre todo, colaborativo, cuya esencia esté en formar a los empleados y hacerles partícipes del cambio.

· Adaptación de servicios, productos y canales a las demandas del cliente digital. La economía digital, el uso cada vez más frecuente las tecnologías en las actividades diarias, y los cambios en los hábitos de los usuarios, en parte a raíz de la pandemia, han generado como consecuencia que, en el último año, empresas de todos los sectores hayan tenido que adaptar sus estrategias, modelos de negocio y procedimientos de trabajo para dar respuesta al nuevo entorno postpandemia, en el que los canales online son cada vez más protagonistas. Esto ha permitido, sobre todo a pymes y negocios locales, por un lado, poder seguir generando ingresos y funcionando a pesar de los confinamientos y las consecuencias de la pandemia, y por otro, llegar a nuevos públicos y ofrecer nuevos servicios gracias a las posibilidades de la tecnología. Ahora, el reto está en amoldar los productos y servicios al ritmo de la demanda del cliente digital, reforzar los canales online y alinear mensajes al nuevo estilo de vida postpandemia, para poder seguir siendo competitivo y relevante en el nuevo entorno.

· Alianzas estratégicas en torno a la transformación digital. Para abordar el proceso de digitalización de la manera más adecuada posible, lo ideal es contar con el asesoramiento y acompañamiento de expertos en transformación digital. Así, estas alianzas estratégicas facilitarán a las empresas que estén pasando por el proceso de transformación, todo lo relativo a la formación de sus profesionales y la transformación de su cultura corporativa, la implementación de metodologías de trabajo innovadoras y la optimización de procesos internos, además de ayudarles a aumentar su notoriedad de marca y adaptarse al nuevo entorno.