Los sistemas sanitarios ponen rumbo hacia los servicios inteligentes con IoT

  • Estrategias digitales

Salud

Entre 2022 y 2026 se va a producir un importante aumento de los dispositivos conectados utilizados por los hospitales de todo el mundo para ofrecer servicios de atención médica digital. Hasta 2026, los centros de atención hospitalaria desplegarán más de 7 millones de dispositivos de Internet de las Cosas Médicas (IoMT, en su acrónimo inglés).

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar

España en la era post-COVID: TI para transformar el negocio Leer 

Según los datos publicados por Juniper Research en un nuevo estudio, los hospitales desplegarán a nivel mundial más de 7 millones de dispositivos de IoMT hasta 2026, para aprovechar los sensores de monitorización en remoto y la robótica quirúrgica en la mejora de los ratios en materia de atención al paciente, productividad del personal y eficiencia operativa.

La prestación de servicios en remoto, como la monitorización, se ha visto acelerada desde el inicio de la pandemia, y los expertos de Juniper Research, consideran que su adopción acelerada continuará durante los próximos cinco años, a medida que los pacientes se vayan acostumbrando a este modelo y obtengan beneficios de la gestión y el tratamiento proactivos de las condiciones de salud.

Sin embargo, el estudio recuerda que la naturaleza de la monitorización remota es que se es en tiempo real, por lo que son necesarias conexiones de baja latencia y alto ancho de banda para garantizar que la transmisión de los datos de salud de los pacientes no se interrumpa. Por tanto, los proveedores de soluciones tendrán que desarrollar asociaciones con operadores de red para aprovechar las capacidades de edge computing de acceso múltiple, y conseguir que no haya retrasos ni interrupciones del servicio.

Esto, según el autor de la investigación, Adam Wears, generará una oportunidad para que los operadores se sitúen en la cadena de valor de la atención médica digital. “Las tecnologías hospitalarias inteligentes generan cantidades significativas de datos, lo que significa que la función de edge computing o informática en el borde que proporcionen, será crucial para el despliegue exitoso de estos sistemas”.