Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El Gobierno de Estados Unidos descarta a Amazon y adjudica el contrato de defensa a Microsoft

  • Seguridad

defensa ejercito

Tras mucha polémica y un largo proceso, en el que parecía que Amazon lograría hacerse con la concesión millonaria del contrato de infraestructura cloud para el departamento de defensa, las autoridades estadounidenses han optado por la propuesta del proveedor Microsoft. Con la concesión del contrato llamado JEDI, el gigante del software y la nube ha ganado una dura batalla contra su competidor AWS, en un extraño giro de los acontecimientos, que podría tener mucho que ver con las preferencias del propio presidente Trump.

Es bien sabido que el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no siente mucha simpatía por Jeff Bezos, CEO de Amazon, y muchos ven aquí el principal motivo para que haya tratado de dinamitar la supuestamente sólida candidatura de esta empresa para obtener el suculento contrato JEDI. El así llamado contrato de Infraestructura para la Defensa Empresarial Conjunta es un acuerdo de 10 años de duración, valorado en hasta 10.000 millones de dólares, con el que se prestarán servicios de infraestructura en la nube para el Departamento de Defensa (DoD) de Estados Unidos.

Desde el año pasado, cuando se suponía que ya estaba todo dicho en esta concesión, todas las voces autorizadas apuntaban a que sería Amazon Web Services quien obtendría esta importante concesión. Pero varias empresas que intentaban lograr la totalidad o una parte de este contrato de servicios presentaron diversas alegaciones aduciendo que la oferta parecía estar hecha de base a medida de Amazon.

Algunas compañías apuntaban sus quejas en esta dirección, mientras que otras protestaban porque se estaba optando por un modelo de proveedor único, imposibilitando que muchas empresas entrasen en sana competencia por un trozo del pastel a repartir. Finalmente, el Departamento de Defensa ha optado por un solo proveedor y ha acabado con las aspiraciones del líder indiscutible del mercado de la nube (AWS), contratando los servicios de Microsoft.

En el comunicado oficial, los representantes del DoD han comentado que el contrato JEDI es la columna vertebral de la estrategia de la nube para la defensa estadounidense, pero que se contempla la posibilidad de realizar otros contratos de forma puntual o para servicios específicos que queden fuera de lo estipulado en el acuerdo principal.

Por el momento, JEDI comenzará con un contrato base de 1 millón de dólares durante dos años, pero se espera que el gasto sea de unos 210 millones durante ese plazo. Posteriormente, se evaluarán las condiciones del acuerdo y se incrementarán los gastos durante los ocho años siguientes. De esta forma podrán probar a conciencia la calidad de los servicios, en este caso de Microsoft, antes de comprometerse durante un período tan largo.