Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El gasto en ciberseguridad gana peso dentro del presupuesto tecnológico

  • Seguridad

Crecimiento

Las empresas españolas son las que más dinero de su partida presupuestaria para TI dedican a la ciberseguridad. Según un estudio de Hiscox, el porcentaje que destinan, es el 14,93% del total, lo que significa que ha crecido 6 puntos en solo un año y le ha permitido liderar el ranking, ya que la media está en 12,95%.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Las empresas españolas dedican casi el 15% de su presupuesto de TI a ciberseguridad, según la última edición del "Informe de Ciberpreparación de Hiscox 2020". La partida presupuestaria dedicada a protegerse de los riesgos de seguridad ha aumentado seis puntos en un solo año, hasta situarse por encima de la media de los ocho países analizados: EE.UU., Irlanda, Francia, Países Bajos, Alemania, Reino Unido, Bélgica y España.

Además, las organizaciones locales se sitúan en la tercera posición en intención de inversión para 2020 junto con Estados Unidos y Gran Bretaña. En el caso español, el dinero se reparte de la siguiente manera: el 72% aumentará su inversión en ciberseguridad general, el 42% en  formación interna y el 39% en contratación de profesionales especializados.

Como explica Alan Abreu, responsable de riesgos cibernéticos de la firma, “estos datos son una excelente declaración de intenciones, y los próximos meses son clave. “Estas semanas hemos visto cómo la transformación digital de las empresas, en la que el comercio electrónico y el trabajo en remoto han sido protagonistas, provoca necesariamente que esta evolución sea acompañada por un aumento de recursos tanto tecnológicos como humanos, o servicios de terceros, para asegurar la actividad de la compañía en el caso de ser atacada. La difícil cuestión para las empresas será combinar esta necesidad imperante de fortalecer su estrategia de ciberseguridad, mientras se enfrentan a una posible reducción de negocio consecuencia de una hipotética caída de la economía global”.

Los datos de este informe parten de entrevistas, realizadas hasta el mes de febrero de 2020, a directores, jefes de departamento, CIOs y otros profesionales clave de 5.569 entidades representativas por tamaño y sector de actividad de ocho países (Alemania, Bélgica, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, y Países Bajos).