La nueva política de privacidad de WhatsApp impulsa las descargas de Telegram y Signal

  • Seguridad

Telegram Signal WhatsApp

La actualización de la política de privacidad de WhatsApp, considera por muchos usuarios como un abuso, ha hecho que dos de sus principales competidores, Telegram y Signal, estén registrando descargas récord en los últimos días.

Recomendados: 

Protección avanzada de datos y continuidad de negocio con Nutanix y Veeam Webinar 

Transacciones electrónicas europeas: cumpliendo con eIDAS Webinar

2021 comienza con nueva polémica en lo que a mensajería instantánea se refiere. Y es que WhatsApp ha informado a sus más de 2.000 millones de usuarios, que tienen que aceptar las nuevas políticas de privacidad si quieren seguir utilizando la aplicación a partir del 8 de febrero.

Básicamente, para seguir utilizando WhatsApp los usuarios tendrán que aceptar la integración de todos sus datos con los servicios de Facebook, es decir, información de registro de cuenta, como puede ser el número de teléfono, datos de operaciones, información relacionada con el servicio, con cómo se interactúa con los demás, o con el dispositivo móvil y la dirección IP.

Esta nueva política de privacidad ha hecho que miles de usuarios de WhatsApp hayan mostrado su indignación (más teniendo en cuenta que cuando se anunció la compra de WhatsApp Facebook aseguró que iban a operar como compañías independientes) provocando que las descargas de dos de sus principales competidores, Telegram y Signal, se hayan disparado.

En el caso de Telegram, según datos de Sensor Tower, en los últimos días la app ha sido descargada por más de 2,2 millones de personas. Signal, por su parte, ha logrado ser la aplicación más descargada tanto de la App Store como de Google Play.  

A Signal, además de su política de seguridad (incorpora características como que no se pueden hacer capturas de pantalla o que los mensajes son borrados nada más ser leídos), le ha ayudado el posicionamiento de personas como Elon Musk, quien, en su cuenta de Twitter, animó a su más de 42 millones de seguidores a “usar Signal”.

El reto, tanto de Telegram como de Signal, es conseguir retener a los usuarios que, indignados con WhatsApp, están buscando alternativas.