El gasto en seguridad TI en Europa crecerá un 10,8% en 2022

  • Seguridad

Crecimiento genérica

A pesar de la situación geopolítica actual y la presión inflacionaria, el gasto europeo en seguridad empresarial seguirá aumentando a un ritmo sostenido, con un crecimiento esperado del 10,8% interanual en 2022. Las organizaciones dedicarán en torno a 47.000 millones de dólares a la protección de sus sistemas, según IDC.

El gasto en seguridad de TI en Europa alcanzará casi los 47.000 millones de dólares en 2022, lo que supone un aumento interanual del 10,8%, según los datos de la consultora de IDC. En conjunto, entre 2021 y 2026 la tasa de crecimiento anual compuesta prevista es del 9,4 %, superando los 66.000 millones de dólares al final del periodo.

Los servicios de seguridad, con un ratio de crecimiento anual del 10,2%, son los que más crecerá debido, de acuerdo con los analistas de la firma, a la falta de profesionales capacitados en ciberseguridad. El software y el hardware estarán por detrás.

Por países, destaca el gasto que realizarán las organizaciones de la República Checa y Polonia en 2022, que lo aumentarán por encima del 15%. Entre 2021 y 2026, la República Checa seguirá siendo el país de más rápido crecimiento, seguido por un bloque de Europa occidental compuesto por Bélgica, Francia, Alemania y Suiza.

En lo que respecta a los sectores, la banca, con más de 6.000 millones de dólares, será el sector que más presupuesto dedicará a seguridad en 2022 para conseguir una mayor resiliencia en este ámbito. Le seguirán los de fabricación discreta y servicios profesionales, con 5.000 y 4.000 millones, respectivamente.

El informe destaca que la Administración será el sector en el que el gasto crecerá más rápido este año, en concreto, un 11,9%, para cumplir tres objetivos: proteger las cargas en cloud, asegurar los datos y blindar las plataformas de colaboración. Las partidas de las organizaciones de transporte y las de venta mayorista también están creciendo a gran velocidad. Las primeras porque quieren garantizar la seguridad de sus cadenas de suministro, mientras que las segundas esperan mejorar la protección de los procesos de venta y los sistemas de pago sin contacto, así como los dispositivos remotos.

En general, la inversión europea en ciberseguridad aumenta a buen ritmo para hacer frente al actual panorama de amenazas y proteger sus entornos en cloud, la red y los datos.