Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Sube el nivel de presión en el mercado laboral español: ¿qué elementos lo desestabilizan?

  • Actualidad

formacion

El nivel de presión en el mercado laboral en 2018 se ha incrementado 0,2 puntos respecto a 2017 y la escasez de personal cualificado se mantiene como la principal cuestión contra la que las empresas siguen luchando. Son algunas de las conclusiones del Hays Global Skills Index 2018, realizado en colaboración con Oxford Analytics.

En el último año ha aumentado la presión del mercado laboral en nuestro país llegando a escalar una posición respecto al año anterior en el ranking. El español es el mercado que sufre una mayor presión, solo por detrás de Suecia, Luxemburgo, Dinamarca y Colombia, según los resultados de la séptima edición del Hays Global Skills Index 2018, un informe elaborado por la consultora Hays en colaboración con Oxford Economics.

El estudio, que analiza las tendencias de los mercados laborales de 33 países, subraya que la presión se ha incrementado 0,2 puntos respecto a 2017 y la escasez de personal cualificado se mantiene como la principal cuestión contra la que las empresas siguen luchando. No en vano, el indicador que analiza este punto dentro del Hays Global Skills Index 2018, alcanza un nivel máximo (10 puntos sobre 10), un nivel que tan solo alcanzan países como Japón y Luxemburgo.

Donde más se nota, es decir, los perfiles más demandados por las empresas y para los que se encuentran más dificultades para cubrir, son los relacionados con ciberseguridad, big data o desarrolladores full-stack, es decir, profesionales que dominen todos los ámbitos del desarrollo web. Ya en otros ámbitos, el estudio señala que esto también ocurre con los técnicos de ventas con idiomas o aquellos más específicos en el mundo del Real Estate como expertos legales o de riesgos.

Del resto de indicadores analizados, España destaca en otros dos factores que presionan el mercado: uno es que ha aumentado más rápido la retribución en los puestos de trabajo que requieren de mayor capacitación respecto a los que son de menor cualificación y otro que, en las industrias menos especializadas, los salarios no han crecido o incluso han bajado. Esto hace que la desigualdad salarial entre industrias de alta y baja cualificación en España se sitúe en niveles históricos.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Esta desigualdad es un elemento que se mantiene como factor de preocupación a nivel global, y que comparten en mayor o menor medida, todos los países analizados por Hays. El estudio desvela que la mayoría de países se encuentran atrapados en una situación de débil crecimiento de la productividad. “Lo más preocupante es que este estancamiento puede ser parte de una tendencia a largo plazo, resultado de fenómenos macro tales como una población envejecida, una recesión en el comercio mundial o una reducida inversión en educación y formación”, advierte. 

Por último, el Hays Global Skills Index también revela que la brecha salarial no existe tan solo entre sectores, sino que todavía persiste una amplia brecha salarial de género. Las mujeres tienen menos probabilidades de participar en el mercado laboral y cuando lo hacen, son menos propensas a encontrar un empleo cualificado.

Consejos para que el empleo siga creciendo
A raíz de este informe, Christopher Dottie, máximo responsable de Hays Spain, considera que el talento y el nivel de vida en España son aspectos atractivos a nivel internacional, y que las perspectivas de crecimiento del empleo en España son susceptibles de continuar al alza. Sin embargo, explica que es necesario invertir en la creación de un mercado de trabajo más dinámico; incentivar la investigación y el desarrollo; mejorar el mercado interno; promover una mejor colaboración entre centros educativos y empresas y, finalmente, dar oportunidades de formación y aprendizaje a los parados de larga duración.