Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los negocios familiares, preocupados por la competencia internacional

  • Actualidad

gente_negocio_equipo

Los empresarios españoles son optimistas sobre la evolución de sus ingresos y prevén aumentar el peso de las exportaciones en los próximos cinco años. No obstante, están preocupados por la competencia internacional, tanto de los grandes gigantes tecnológicos como de nuevos entrantes que, independientemente de su tamaño, están transformando los mercados.

Los negocios familiares españoles se enfrentan a tres grandes retos en los próximos 24 meses: la necesidad de innovar, la digitalización y la competencia internacional, según la Encuesta Mundial de la Empresa Familiar 2018, de PwC, de cuyas conclusiones informamos hace unos días.

Ahondando en el tercer desafío, el 59% de los empresarios familiares españoles están preocupados por la competencia de las grandes multinacionales que están revolucionando la forma en la que se venden los productos, como Amazon o Google, y por los nuevos entrantes que, independientemente de su tamaño, son capaces transformar los mercados -Uber, Airbnb, etcétera-. 

No obstante, los empresarios familiares españoles son optimistas sobre la evolución de sus negocios, aunque algo menos que sus homólogos internacionales. El 76% prevé un crecimiento de los ingresos de sus compañías en los próximos dos años (frente el 84% de los empresarios familiares de todo el mundo), aunque solo el 7% estima que vaya a ser un crecimiento rápido y agresivo (16% a nivel global). Para crecer, la internacionalización será importante. En este sentido, el 81% de los empresarios familiares ya venden sus productos y servicios fuera de España y, en los próximos cinco años, tienen previsto aumentar, del 37% al 43%, el peso las exportaciones en sus ingresos.

Según los datos de PwC, el 62% de estos negocios cuentan con planes estratégicos a medio plazo (tres a cinco años) formalizados, por encima de la media mundial del 49%. “Este crecimiento lo piensan financiar con una combinación de préstamos bancarios y de recursos internos, según asegura el 72% y el 62%% de los encuestados, respectivamente”, explica el documento, que subraya que son poco amigos de acudir a los mercados de capitales, aunque si se están empezando a plantear el capital riesgo como una forma alternativa y complementarias de financiación.

En materia de diversidad de género, van algo por delante de los del resto del mundo. De acuerdo con el estudio, el 29% de nuestras empresas familiares cuenta con mujeres en sus consejos, un 27% en sus equipos directivos y un 26% en la próxima generación de familiares que ya trabaja en la compañía (por el 21%, el 24% y el 23% de global, respectivamente).

La encuesta también muestra que las primeras generaciones de las empresas familiares de todo el mundo obtienen, por norma general y de forma nítida, unos mejores resultados en términos de crecimiento de sus ingresos en comparación con cualquiera de las generaciones posteriores.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Datos que nos permiten saber cómo son los negocios familiares en España
El 74% de los negocios familiares españoles ya tienen a la próxima generación trabajando en la compañía (65% en el mundo).

- El 36% cuenta con planes de sucesión documentados y comunicados, y el 57% espera pasar la gestión y/o la propiedad de la empresa a la próxima generación familiar (15% y 57% en el mundo, respectivamente).

- El 86% tiene como principal objetivo personal atraer el mejor talento posible para el negocio y un 84% aumentar la rentabilidad de la compañía (87% y 80% en el mundo, respectivamente).

- El 28% de los encuestados en España sienten que sus negocios son vulnerables a los ciberataques (40% en el mundo).

- El 76% coinciden en señalar como sus tres principales objetivos, a largo plazo, la protección del negocio como principal activo de la familia, el reparto de dividendos entre sus miembros y el asegurarse que la compañía sigue en manos de la familia.