Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Dos de cada tres trabajadores españoles tienen problemas para conciliar

  • Actualidad

mujer con tablet

El 67,8% de los empleados en España se encuentra, más frecuentemente de lo que le gustaría, con problemas para conciliar su jornada laboral con la vida personal y familiar, porcentaje que es mayor si se es mujer y madre.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Así lo concluye una encuesta realizada por Adecco entre 1.000 trabajadores en activo. Entre los participantes también hay un 22,7% que reconoce que solo le ocurre en contadas ocasiones, mientras que el 7,3% dice no tener nunca o casi nunca este problema.

De entre los dos tercios de trabajadores que dicen que cada vez con más frecuencia tienen problemas para conciliar, un 2,2% dice, además, que esto le ocurre siempre o casi siempre.

Según la encuesta, esto es más acuciante si el encuestado es mujer y es madre o tiene cargas familiares ya que 8 de cada 10 dicen tener este problema, frente a un escaso 4,7% que dice no tenerlos nunca o casi nunca.

“Si estas respuestas se contrastan con datos oficiales como los que señalan que el 95% de los trabajadores que mantienen una jornada laboral parcial para poder atender a familiares son mujeres, se confirma que el problema de la conciliación y la corresponsabilidad sigue penalizando más a la mujer que al hombre”, señala Adecco.

Según su sondeo, un 27,4% reconocer haberse acogido a alguna medida de conciliación en su empresa, y de ellos el 68,7% son mujeres. De los 72,6% que no se beneficia de ellas, más de la mitad señala que no lo hace porque sus compañías no ofrecen alternativas para poder equilibrar la vida profesional y la personal.