Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El TJUE da la razón a Apple: no tendrá que pagar los 13.000 millones de euros en impuestos atrasados en Irlanda

  • Actualidad

Apple Logo

Apple no tendrá que pagar los 13.000 millones de euros en impuestos no abonados en Irlanda. Así lo ha decretado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que considera que la Comisión Europea no ha logrado demostrar que los acuerdos alcanzados entre el Gobierno de Irlanda y Apple constituían una ayuda estatal ilegal.

El Tribunal de Justica de la Unión Europea ha fallado en favor de Irlanda y Apple y exime a la multinacional estadounidense de pagar los 13.000 millones de euros en impuestos atrasados. A la hora de dictar esta sentencia, el TJUE considera que la Comisión Europea se equivocó a la hora de decretar que los “tax rulings” con Apple Sales International (ASI) y Apple Operations Europe (AOE) (dos sociedades mercantiles irlandesas íntegramente controladas por el grupo Apple, a su vez, bajo el control de la matriz estadounidense Apple Inc) suponían una ayuda ilegal encubierta.

Además, cree que el organismo europeo no ha logrado demostrar “errores metodológicos en las resoluciones fiscales impugnadas que habrían llevado a una reducción de los beneficios imputables de ASI y AOE en Irlanda" ni hay suficientes pruebas de que los tax rulings "fueran el resultado de la discrecionalidad ejercida por las autoridades fiscales irlandesas".

En agosto de 2016 la UE ha falló en contra de Apple e Irlanda y decretó que la multincional tendría que pagar 13.000 millones de euros en concepto de impuestos atrasados.

A la hora de fallar en contra de Irlanda y Apple, la Comisión consideraba que tanto ASI como AOE estaban autorizadas a utilizar los derechos de propiedad intelectual e industrial de Apple para fabricar y vender productos de la firma fuera de América del Norte y del Sur en aplicación del denominado “tax ruling” con Apple Inc, en virtud del cual, Apple Sales International y Apple Operations efectúan pagos anuales a Apple en los de las empresas irlandesas en los EEUU.

La UE afirmaba que estos pagos, que ascendieron a unos 2.000 millones dólares en 2011, se incrementaron de forma significativa en 2014, destacando que “Apple Sales International se encarga de adquirir productos de Apple a los fabricantes de equipo a escala mundial y de venderlos en Europa (también en Oriente Medio, África y la India). Apple organizó sus operaciones de ventas en Europa de manera que, por obligación contractual, los clientes tuviesen que comprar los productos de Apple Sales International en Irlanda, en lugar de hacerlo en los puntos físicos de venta. De este modo, Apple registraba todas las ventas, así como los beneficios generados por las mismas, directamente en Irlanda”.

Para la Comisión Europea, las dos resoluciones fiscales emitidas por Irlanda se aplicaban a la distribución interna de estos beneficios dentro de Apple Sales International (y no a la organización más amplia de las operaciones de venta de Apple en Europa). En concreto, dichas resoluciones refrendaban un reparto de los beneficios a efectos fiscales en Irlanda: con arreglo al método acordado, la mayor parte de los beneficios se distribuían dentro de Apple Sales International a una “administración central” fuera de Irlanda. “Solo una pequeña parte de los beneficios de Apple Sales International se distribuían a su sucursal irlandesa y estaban sujetos a impuestos en Irlanda”. La mayoría de los beneficios restantes se distribuían a la “administración central”, en la que quedaban exentos de impuestos.

Además, y en opinión de la Comisión, Apple Operations Europe se benefició de un régimen fiscal similar a lo largo del mismo período. La empresa se encargaba de la fabricación de determinadas líneas de ordenadores para el grupo Apple. La mayoría de los beneficios de esta empresa también se distribuyeron internamente a su "administración central" y no se gravaron en ningún país.