Así impactará la pandemia en el futuro de la tecnología

  • Actualidad

tendencias 2021

La pandemia ha desencadenado disrupciones sin precedentes en el entorno laboral, educativo y social, y en numerosos sectores como la sanidad y el ocio. Lenovo ha valorado las consecuencias directas que este cambio acelerado va a tener en el futuro de la tecnología y sus conclusiones sugieren que 2021 será un año de mucha innovación tecnológica en muchos ámbitos.

Recomendados: 

2021, ¿el año de la ciberdefensa? Webinar

Ciberseguridad orientada al futuro Leer

La pandemia ha desencadenado disrupciones sin precedentes en el entorno laboral, educativo y social, y en numerosos sectores como la sanidad y el ocio, y esto está teniendo un reflejo evidente en el futuro de la tecnología. Sobre esta cuestión ha reflexionado Gianfranco Lanci, presidente corporativo y COO de Lenovo para identificar las ocho predicciones de la multinacional china para este año.

Su primer pronóstico se centra en la evolución tecnológica que se producirá fruto del impulso de un modelo híbrido, en el que parte de la fuerza laboral trabaja a distancia y parte en la oficina. Esto va a implicar una aceleración de la colaboración inteligente y las oficinas del futuro. Es muy probable, según el directivo, que se transformen de numerosas mesas, salas de conferencias y espacios compartidos a un centro de negocios cooperativo que servirá como apoyo a las prioridades específicas basadas en proyectos de forma continuada. “Los puestos de trabajo configurables con tecnologías más ágiles y portátiles permitirán a los empleados adaptar fácilmente su entorno a sus necesidades. Estos espacios remodelados también deberán estar equipados con prestaciones inteligentes de iluminación y ventilación para los trabajadores”, sostiene.

Como consecuencia, la plantilla tendrá que estar equipada con las herramientas tecnológicas y tener el soporte técnico adecuados para maximizar la productividad y la colaboración tanto desde casa como en los nuevos espacios de trabajo. Al hilo de estos cambios, las empresas de tecnología tendrán que desarrollar herramientas que se adapten a los nuevos hábitos de los trabajadores. En este sentido, Lanci menciona que en el corto plazo se van a producir mejoras en las cámaras y las tecnologías de audio, y también en las soluciones de colaboración.

El hardware tendrá un diseño más ergonómico para apoyar las largas horas de trabajo desde casa. Dentro de esta categoría, destaca por ejemplo la evolución de las pantallas, que serán más grandes, regulables y portátiles, ofrecerán mayor resolución y tendrán biseles más pequeños. Además, emitirán menos luz azul para reducir la fatiga ocular.

En lo que respecta al soporte tecnológico, van a predominar las tecnologías de autoservicio, soporte predictivo impulsado por el aprendizaje automático y los dispositivos con autorreparación.

Primarán también las soluciones de Internet de las cosas (IoT) para facilitar la seguridad en el lugar de trabajo, con accesos sin contacto integrados en las acreditaciones o los smartphones, sensores de temperatura, etc.

Por último, a su juicio, habrá un declive de la impresión a medida que empresas y empleados se mueven cada vez con mayor rapidez de la copia impresa a las aplicaciones en la nube, que requerirán soluciones de gestión multinube para supervisar y proteger las aplicaciones y cargas de trabajo desde una única interfaz. En lo referente a la impresión, la impresión 3D será la que finalmente impere, con avances que ayudarán a reducir los retos actuales de la creación de modelos 3D para impresión.

En las siguientes predicciones el ejecutivo destaca que la conectividad es ahora esencial para todos, y resalta que la educación a distancia, que fue imperativo durante los confinamientos, ha evidenciado la necesidad de tecnología educativa para familias y centros educativos en la nueva modernidad. En este sentido, cree que el sector EdTech duplicará la apuesta en las enseñanzas clave para aprovechar un enfoque renovado de mejorar la enseñanza personalizada, la formación basada en proyectos, nuevas formas de evaluación y la integración de la tecnología en la entrega de formación por parte de los profesores, la gestión de las aulas virtuales y la colaboración. “En el futuro, la voz y la visión computerizadas pueden hacer posibles experiencias inmersivas y personalizadas que se verán reflejadas en los objetivos y puntos fuertes y débiles de cada alumno”, señala.

Lenovo también prevé que, al igual que ha ocurrido con los servicios de pago en el consumo de entretenimiento en streaming, las empresas adopten el concepto de “todo como servicio”, moviendo el gasto de capital a gasto operativo.

También se van a producir avances en telemedicina, en la oferta de ocio doméstico, que será mucho más inmersivo, y en los formatos de los dispositivos. En este punto, Lanci habla de la tecnología plegable que ha llegado en 2020 a ordenadores y smartphones, es probable que tenga más recorrido se extienda a monitores y wearables.

El último pronóstico está dedicado a la seguridad de las empresas y la privacidad del consumidor, dos cuestiones que ya eran importantes pero que han cobrado relevancia con la pandemia. Ahora la seguridad tiene que formar parte de la estrategia organizativa para proteger los sistemas ante el aumento de los activos en remoto y en la nube y, con la desaparición de las líneas que separan el uso personal y profesional de los dispositivos, continuará creciendo un sentimiento mayor de protección de la privacidad entre los consumidores y los empleados que trabajan desde sus hogares.