Cómo reducir el impacto medioambiental en e-commerce

  • Actualidad

logistica transporte envio

La transición ecológica, junto con la digital, es uno de los ejes del plan de recuperación europeo. La necesidad de que los negocios sean más sostenibles es común a todos los sectores y también afecta al comercio electrónico. Repasamos con Sendcloud las claves para reducir la huella de carbono en el e-commerce.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Diario de un vendedor de tecnología Leer

Según los datos del estudio realizado por Sendcloud y Nielsen, más del 50% de los consumidores españoles consideran que el aumento de las compras online se está convirtiendo en un problema medioambiental, por lo que antes de que vaya a más, hay que establecer medidas que lo reduzcan.

¿Qué pueden hacer los e-commerce para procurar una entrega más ecológica y reducir el impacto medioambiental? Las claves las ha resumido Bas Smeulders, COO de Sendcloud en estos cinco puntos:

Reducir el número de intentos de entrega
Una de las formas más eficaces y obvias de reducir las emisiones de CO2 es realizar menos intentos de entrega. Cuanto menos a menudo tenga que encender una furgoneta su motor para entregar un paquete, menos emisiones de CO2. Al permitir que los consumidores elijan dónde y cuándo se envía un paquete, se aumentan las posibilidades de que la entrega tenga éxito al primer intento. Sin duda, esto es beneficioso tanto para el medio ambiente como para la compañía logística.

Ofrecer una opción de entrega ecológica
Cada vez son más los transportistas que invierten en logística sostenible. Es el caso de DHL, que ha lanzado DHL GoGreen Solutions para optimizar las rutas de transporte e invertir en vehículos de conducción alternativa a nivel internacional. Otros transportistas van incluso más allá, ofreciendo una opción de entrega ecológica. Un buen ejemplo es el holandés Fietskoeriers.nl, que entrega todos los paquetes en bicicleta para reducir el nivel de emisiones. Esta modalidad de entrega está ganando cada vez más popularidad.  Según el estudio de Sendcloud y Nielsen, el 40% de los españoles está dispuesto a pagar un extra por el reparto ecológico. Así pues, ofrecer este servicio no solo ayudaría a reducir emisiones, sino que contribuiría también a impulsar las conversiones.

Utilizar menos material de embalaje
El 62% de los consumidores españoles cree que las tiendas online utilizan demasiado material de embalaje. Y con razón, porque muchas veces se utilizan cajas enormes con relleno innecesario para enviar productos de pequeño tamaño. Aparte del hecho de que se trata de un desperdicio de plástico y cartón, este método de embalaje es ineficaz. El embalaje demasiado grande ocupa un espacio innecesario en los vehículos de reparto, que podría utilizarse para acomodar más paquetes.

Primar el packaging reciclable
Los consumidores no solo son críticos con la cantidad de material de embalaje que se usa, sino también con su reutilización. El 79% de los españoles considera que el material de embalaje, incluyendo cajas, bolsas de envío, material de relleno o tinta, debe ser totalmente reciclable.

Por tanto, lo mínimo que pueden hacer los e-commerce es asegurarse de que los envases puedan reutilizarse como embalaje de devolución si es necesario, aunque también hay cada vez más retailers que promueven la reutilización de los materiales. Por ejemplo, Zalando está experimentando con bolsas reutilizables y pide a sus clientes que las devuelvan a través de un buzón postal. Estos envases se pueden utilizar al menos 40 veces y se convierten en una solución sostenible a largo plazo.

Reducir el número de devoluciones
Aunque parece obvio, reducir el número de devoluciones también contribuye a limitar las emisiones de CO2 por cada pedido. Según el estudio de Sendcloud, el 46% de los consumidores españoles realiza una devolución siempre cuando no está totalmente satisfecho con el producto recibido, y un 35% de ellos lo hace en algunas ocasiones. Cada devolución requiere transporte adicional, combustible adicional y, por lo tanto, CO2 adicional. Proporcionar descripciones claras de los productos y fotografías de alta resolución para que los consumidores tengan una buena idea de lo que están pidiendo no solo reduce la probabilidad de devoluciones, sino que también beneficia al medio ambiente.

Hay mucho trabajo por hacer para reducir el impacto ambiental de las compras online, pero "se trata de ir dando pasos pequeños y enfatizar cada vez más el uso responsable del embalaje así como las entregas más sostenibles para así reducir el impacto medioambiental del comercio electrónico", dice Smeulders.. 

TAGS e-commerce