Liderazgo femenino, ¿cómo ven las jefas el mundo post-COVID?

  • Actualidad

Mujeres trabajando

De la situación que se está atravesando por culpa de la pandemia se pueden extraer varias conclusiones. Una de las principales es que el concepto de trabajo ha cambiado de manera radical, dando paso al trabajo en remoto. En lo que respecta al liderazgo femenino, 6 de cada 10 jefas prevén que el teletrabajo seguirá ocupando entre un 25% y un 50% de la jornada laboral cuando termine la pandemia.

Recomendados: 

Fondos NextGenEU para modernizar las AA.PP. ¿Qué sabemos hasta ahora? Webinar

Transacciones electrónicas europeas: cumpliendo con eIDAS Webinar

Impacto del COVID-19 en la Contratación Pública de TI Webinar

La Covid-19 ha supuesto un cambio radical en el ámbito laboral y profesional y en la forma en que se organizan trabajo y equipos, pero ¿qué pasará cuando termine esta pandemia? Según el estudio  ‘Liderazgo femenino y Covid-19: perspectivas postpandemia’ realizado por Trescom, la pandemia ha provocado una serie de cambios en el entorno laboral que continuará una vez que ésta finalice.  

De hecho, 6 de cada 10 jefas prevén que el teletrabajo siga ocupando una parte importante de su jornada laboral, concretamente, entre un 25 y un 50% de su tiempo. Para el 24% será mayoritaria esta modalidad frente al 17% que cree que volveremos a un modelo presencial. 

Si tenemos en cuenta el tamaño de las empresas, las más pequeñas, aquellas que cuentan con un equipo de menos de 10 empleados, son las más favorables al teletrabajo y estiman que seguirán teletrabajando un 75% o más de la jornada laboral. Las pymes, por su parte, prevén que el trabajo en remoto suponga en torno a un 50%, es decir, la mitad de la jornada, y las de mayor tamaño, aquellas con un equipo de 50 o más empleados, sitúan esa cifra en un 25%.

Para el 88% de las encuestadas, el teletrabajo ha sido positivo mientras que para el 12% restante no ha supuesto ningún valor extra a la hora de desempeñar su trabajo. Entre los aspectos más valorados, destacan la flexibilidad que otorga el poder trabajar desde cualquier sitio (algo que destacan un 53% de las encuestadas), seguido de la posibilidad de facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar (23%) y, por último, la certeza de que los equipos están rindiendo igual o mejor que en la oficina (12%).

Sin embargo, las encuestadas también consideran que hay aspectos negativos en esta forma de trabajar. Así, la mitad cree que el aislamiento personal y profesional de los trabajadores es la mayor desventaja del teletrabajo, seguido de la falta del sentimiento de equipo (22%) y de que las jornadas se pueden alargar más de lo establecido (17%).

TAGS Actualidad