Las pequeñas empresas lideran el uso de la factura electrónica en España

  • Actualidad

factura electronica

Las pequeñas empresas fueron en 2020 las que más facturas electrónicas emitieron y recibieron en España, con el 34,78% del total de emitidas y el 32,09% de las recibidas. Con estos datos han superado a las medianas empresas, que lideraban su uso en 2019.

Recomendados: 

Transformando España. Nuevos impulsos para la evolución de la administración digital Webinar

La tecnología digital al servicio de la calidad Leer

La transformación tecnológica del sector de la construcción Leer 

A día de hoy, son las pequeñas empresas son las principales usuarias de facturas electrónicas en el país, tras superar a las medianas compañías que eran las que lideraban su uso en 2019, según el “Estudio comparativo del uso de la factura electrónica en España” publicado por SERES, especialista en intercambio electrónico seguro de documentos.

Las pequeñas empresas emitieron en 2020 el 34,78% del total de facturas electrónicas, y recibieron el 32,09% de ellas. Las organizaciones de tamaño medio han pasado al segundo lugacon el 34,02% de los documentos emitidos y el 25,11% de los recibidos. El informe también destaca el auge de la facturación electrónica registrado en el ámbito de las microempresas, ya que su uso creció significativamente hasta representar el 15,42% de las e-facturas emitidas y el 29,15% de las recibidas. Las microempresas, por tanto, superan ya a las medianas empresas como las segundas mayores receptoras de facturas electrónicas en España en proporción sobre el total.

Las grandes empresas son las que menos utilizan este tipo de facturas, ya que en el conjunto sus e-facturas solo representaron el 15,78% de las emitidas y el 13,65% de las recibidas.

A nivel nacional, el Estudio refleja que el volumen total de facturas electrónicas emitidas en España en 2020 (sumando los ámbitos B2B, B2G y B2C) ascendió a 240.731.047, lo que supone un incremento del 16,60 % con respecto a 2019 y 34.266.994 facturas electrónicas más.

Su utilización en 2020 permitió el ahorro de más de 1.868 millones de euros en costes de gestión y evitó un uso de papel equivalente a 12.960 árboles, ahorrando además un tiempo en horas de trabajo equivalente a 515 años laborables.