GMV firma un nuevo contrato con Alstom

  • Actualidad

Trambaix

Los tranvías metropolitanos del Bajo Llobregat (Trambaix) y del Besós (Trambesòs), que reúnen 41 trenes y que superan los 30 millones de viajes anuales, tendrán un nuevo sistema de gestión de flotas. Alstom, primera concesionaria de la línea que une el área metropolitana de Barcelona con estas poblaciones, ha contratado a GMV la renovación.

Recomendados: 

Digitalizar el sector de la construcción: 10 razones para hacerlo Leer

Alstom elige la plataforma Finalcad para optimizar sus trabajos en el Metro de Lyon Leer

Plataforma colaborativa Finalcad One Leer 

Alstom ha confiado a GMV la renovación del sistema de ayuda a la explotación (SAE-R) de los tranvías metropolitanos del Trambaix y Trambesòs, líneas que son operadas por TRAM, grupo empresarial de transporte público formado por diversas empresas como Tramvia Metropolità SA, Tramvia Metropolità del Besòs SA, y dos UTEs compuestas por empresas dedicadas a la gestión de concesiones, operación y mantenimiento de redes de transporte público y vías de alta capacidad, fabricación de material móvil y sistemas en el ámbito ferroviario y construcción de obra pública como, por ejemplo, la propia Alstom. Esta compañía es la concesionaria de esta línea que une el área metropolitana de Barcelona con las poblaciones del Bajo Llobregat y del Besós.

El nuevo sistema, según explica GMV, incorpora las tecnologías “más modernas” de localización, GIS y comunicaciones móviles e integración con sistemas de información al pasajero, lo que permite aunar “las expectativas de los pasajeros de movilidad integrada e información fiable en tiempo real, y la de las compañías operadoras del tranvía. Su objetivo es doble: fidelizar aún más si cabe a los pasajeros, al tiempo que reducir costes operacionales".

Así, el SAE-R ofrece una serie de funciones de control, gestión y regulación del servicio e información a los pasajeros. Este sistema tiene como núcleo principal el empleo del sistema de localización GPS, junto con odómetro y balizas en vía, unido a la transmisión de los datos por medio del sistema de comunicaciones, en este caso TETRA. Ello proporciona la posibilidad de disponer de una herramienta mediante la cual se conoce la posición de los diversos recursos (vehículos, personal, etc.) y las incidencias, sobre una cartografía GIS (sistema de información geográfica).

Además, se complementa habitualmente con funciones de información al usuario: en paneles interiores en el vehículo, en marquesinas o estaciones, o sobre plataformas de última generación, web o móvil (App).

El sistema contratado por Alstom abarcará la instalación de subsistemas centrales unificados, que permiten la gestión conjunta de las dos redes de tranvías, así como el despliegue en la totalidad de las unidades de material móvil que circulan por las líneas de TRAM.

La arquitectura a nivel embarcado incluirá en cada cabina una unidad de control GMV y un sistema HMI (Human-Machine Interface) que posibilita la interacción entre el conductor, el personal del centro de control y los pasajeros.

Más seguridad
El proyecto incluirá una nueva función para el control del exceso de velocidad en los diferentes tramos de la línea, que generará alarmas visuales y sonoras para el conductor ante ciertos eventos. Asimismo, se establecerán interfaces integradas con los diferentes sistemas a bordo del tren: con el sistema de control y monitorización para la recepción de estados y alarmas técnicas, con el sistema de información al viajero y megafonía para envío de información, con el sistema de radiocomunicación con tecnología TETRA que proporciona cobertura en el interior de los túneles, andenes o estaciones, con comunicaciones wifi en cocheras, con el billetaje y con el mando de agujas. Como redundancia en las comunicaciones y para lograr un mayor ancho de banda, el sistema permitirá también comunicaciones celulares.

En el centro de control se incluirá una solución redundante de servidores virtualizados que unificarán la gestión de ambas líneas, con interfaces con el sistema de planificador de horarios y conductores, con los paneles de información al viajero en paradas y con el sistema de comunicaciones TETRA.

Por último, de acuerdo con la información facilitada por GMV, uno de los aspectos principales del proyecto será lograr la interoperabilidad con nuevos sistemas que incluyan, tanto a nivel embarcado como en centro de control, el desarrollo de una API de publicación de información relevante del SAE-R, basada en el protocolo AMQP (Advanced Message Queuing Protocol).