El 80% de las aseguradoras utilizan modelos predictivos para detectar el fraude

  • Actualidad

SAS estudio fraude

La adopción de algoritmos predictivos y tecnología de identidad digital en las empresas de seguros ha aumentado con rapidez y está en máximos históricos, según un estudio de SAS y la Coalición contra el Fraude en el Sector Asegurador.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

Identificación de ataques web Leer

En 2018, el 55% de las aseguradoras utilizaban modelos predictivos para detectar el fraude, pero ese porcentaje es hoy del 80%, de acuerdo con el último informe sobre tecnología contra el fraude en seguros realizado por la Coalición contra el Fraude en el Sector Asegurador y SAS.

También es prioritario el software de verificación de identidad, que fue mencionado por el 40% de los participantes en el estudio. El análisis de la identidad se está convirtiendo rápidamente en una tecnología imprescindible para las aseguradoras, en medio de un alarmante aumento de las estafas de phishing malicioso, que se han incrementado en un 600% desde el inicio de la pandemia.

La tecnología antifraude está en auge, y junto a la analítica predictiva y las soluciones de verificación de identidad, también destacan otras tecnologías como las red flags automatizadas (88%), la minería de textos (65%), la capacidad de notificación (64%), la gestión de casos (61%), la notificación de excepciones (51%) y la visualización de datos/análisis de enlaces (51%).

El estudio indica también que las aseguradoras están diversificando sus fuentes de datos. Además de confiar en sus propios datos internos, están recurriendo a las listas de vigilancia del fraude del sector (88%), a los registros públicos (79%), a los agregadores de datos de terceros (55%), a los datos de las redes sociales (48%) y a los de los dispositivos personales (15%). Cabe destacar que el uso de datos no estructurados se disparó de algo menos de la mitad en 2018 al 81% en 2021.

Por otro lado, están recurriendo en masa a la tecnología de análisis fotográfico (de un 49% en 2018 a un 81% en 2021), para autentificar los daños por siniestro, identificar imágenes alteradas digitalmente e indexar las imágenes presentadas en otros siniestros.

Los investigadores reclaman más recursos
La nueva tecnología antifraude está generando una mayor eficiencia en los procesos de investigación, pero los recursos que las aseguradoras dedican a los equipos de investigación internos y externos son insuficientes para seguir el ritmo de los miles de millones de fraudes que se cometen cada año en todo el mundo. La limitación de los recursos informáticos ha sido el principal reto de la lucha contra el fraude, citado por el 68% de los encuestados.