Pago con tarjeta y descuentos como arma de fidelización, opciones preferidas en el comercio en España

  • Actualidad

Pagos sin contacto

Tal y como se desprende del Informe Adyen sobre métodos de pago en 2022, las tarjetas de crédito o débito son la forma de pago que más usuarios emplean en sus compras en España, seguida del dinero en efectivo, unos compradores para quienes los descuentos son el principal elemento de fidelización, por delante de las promociones y puntos o, incluso, la protección contra el fraude. Destaca el informe que solo 1 de cada 3 comercios creen que tener disponibles todas las opciones de pago posibles es fundamental para el negocio.

Pese a lo que algunos pronosticaron al inicio de la pandemia, ni las tiendas físicas ni el dinero en efectivo van a desaparecer; al menos, de momento. De hecho, según el Informe Adyen sobre métodos de pago en 2022, el dinero en efectivo es una forma de pago empleado por hasta el 64,98% de los usuarios en España, solo superado por las tarjetas de crédito o débito, usadas por el 84,03% de los compradores, y seguido de cerca por PayPal, herramienta utilizada por el 61,31% de las personas a la hora de pagar sus compras. Cierran el top 5 de métodos de pago en uso en nuestro país Bizum, con un 20,54%, y las carteras digitales (Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay), con un 16,37%.

Estos datos son los que se deprenden del citado informe, elaborado por Adyen a partir de las respuestas obtenidas en dos encuestas realizadas online a 408 empresas de más de 50 empleados y 1.017 consumidores de entre 18 y 65 años residentes en territorio español durante un período de una semana en el mes de febrero de 2022.

En opinión de Juan José Llorente, Country Manager de Adyen para España y Portugal, “los datos extraídos de nuestro análisis muestran una evidente intención de realizar una transición hacia un sistema más digital, más ágil, y, en definitiva, más personalizable sobre las múltiples opciones de pago que demanda cada usuario. Por ello, las empresas españolas han adoptado la innovación y la tecnología en su transformación para poder ofrecer, tal y como asegura actualmente una de cada tres de ellas, todas las opciones de pago que sus clientes deseen utilizar en un mundo tan globalizado, incierto y cambiante como el que se nos presenta en 2022”.

Efectivamente, un tercio de las empresas encuestadas destacan la importancia para el negocio de contar con todas las opciones de pago disponibles, algo que no es tan esencial para el resto, ya sea por motivos de falta de confianza o por el coste de poner en marcha un abanico más amplio de opciones. En todo caso, 8 de cada 10 empresas señalan que el principal método que ofrecen a sus clientes es la tarjeta de crédito, mientras que la mitad ofrece también pago a plazos/financiación (50%) y carteras digitales (48%). Le siguen otros métodos de pago como Bizum (38%) o compra con un clic (29%). Mientras que el método de pago que ofrecen en menor medida son las compras con chatbots (11%) o a través de redes sociales (14%).

A la hora de hablar de los retos que tienen por delante, estas empresas apuntan en tres direcciones: la Transformación Digital en lo que respecta a métodos de pago para un 50% de los encuestados, combatir el fraude y la seguridad para el 43% y su relación con clientes para el 37%.

 

Seguridad y confianza

Otro dato que se desprende del informe de Adyen es que los consumidores ahora priorizan su seguridad por encima de todo a la hora de elegir su método de pago favorito. De hecho, 9 de cada 10 valoran especialmente que la transacción sea segura a la hora de pagar. De ahí que combatir el fraude se convierte en un incentivo esencial para fidelizar al usuario a la hora de escoger un método de pago y así lo considera un 48% de las personas encuestadas. A pesar de los avances tecnológicos, y que PayPal se posiciona como el método más seguro para el consumidor español, muchos de ellos siguen desconfiando y consideran más seguros otros métodos de pago como el efectivo (52%) o la tarjeta de crédito (62%). Otros métodos habituales de pago, como Bizum o las carteras digitales quedan muy por detrás en este ranking, con el 22,75% y el 11,28%, respectivamente.

Resulta curioso a la luz de los datos del estudio, que a un 66% de los consumidores no les gusta que las tiendas almacenen sus datos de pago y prefieren introducirlos cada vez, frente a un 17% que declara que no le gusta tener que introducir sus datos de pago en todo momento y que prefiere que el comercio los almacene para comprar.