El 70% de las pymes españolas multiplicará su inversión en tecnología en cuatro años

  • Actualidad

Microsoft Laptop Studio

El grado de madurez digital de las pequeñas y medianas empresas es un factor fundamental para mejorar la competitividad del conjunto del tejido productivo, y las españolas son conscientes de ello. En cuatro años, siete de cada diez pymes españolas habrán incrementado notablemente su inversión en TI para ser más resilientes y capitalizar las condiciones de mercado.

Para finales de 2022, el 10% de las pymes representará el 20% de la creación de nuevos puestos de trabajo en las economías desarrolladas. No cabe duda de que su peso en el economía es elevado. Según un estudio llevado a cabo por IDC, que ha patrocinado Microsoft, su grado de madurez digital de este tipo de organizaciones es esencial para aumentar competitividad del conjunto del tejido productivo y, según sus conclusiones, las pymes son conocedorras de ello, ya que, en cuatro años, el 70% las pymes españolas habrán incrementado notablemente su inversión en TI para ser más resilientes y capitalizar las condiciones de mercado.

Según apunta el informe, la inversión total de TI en España en el año 2021 ascendió a más de 49.000 millones de euros, de los cuales 12.000 millones correspondieron a pequeñas y medianas empresas, es decir, el 25% del total. El crecimiento previsto para este año es ligeramente inferior al 4% y, entre las principales demandas de tecnología por parte de las pymes, destacan especialmente la inteligencia artificial, que crecerá por encima del 30% a lo largo de 2022, junto a los entornos cloud, con un 30%. Las inversiones en aplicaciones colaborativas y ciberseguridad registrarán aumentos superiores al 19% y 12% respectivamente.

En cuanto a la prioridad de inversión de las pymes en el corto y medio plazo, el estudio ha identificado cuatro bloques relevantes: todo lo relacionado con el cliente para mejorar las interacciones con sus productos y servicios, la toma de decisiones basadas en datos, especialmente en lo relacionado con la monetización; la securización de estos datos y, finalmente, la conexión de la pyme con el ecosistema y su impacto operativo en la distribución.

En el contexto de digitalización integral postpandemia, el análisis de IDC resalta los beneficios de la virtualización como la fuente de oportunidad que la pyme, que ya ha comprobado las ventajas de adoptar cloud en la gestión del puesto de trabajo y están avanzando en la gestión de clientes (CRM) y de procesos (ERP). En este sentido, Ignacio Cobisa, analista senior de investigación de la firma, asegura que “es necesario que se avance en la virtualización de entornos como alternativa a invertir en estructuras en local para optimizar los beneficios de las arquitecturas en la nube respecto a la gestión unificada del dato y sus derivadas en ahorro de costes, escalabilidad, seguridad y sostenibilidad”.

En la misma línea, el estudio también sostiene que, para ayudar en todos estos procesos, un gran aliado para las pymes son las soluciones o plataformas integradas y estandarizadas que “democratizan” el acceso a la digitalización holística. En este punto cabe destacar el importante papel como asesores de los proveedores de software independientes (ISV).

Claves para la digitalización
En primer lugar, contar con socios relevantes va a suponer un rol crucial en la competitividad de las pequeñas y medianas empresas: IDC y Microsoft pronostican que el 20% de las menos digitalizadas deberán ampliar sus alianzas si buscan seguir en el mercado en 2023. Por el contrario, el 30% de las pymes más maduras participarán activamente en los ecosistemas para crecer y expandirse.

Por otra parte, está la innovación y disrupción digital como modelo de negocio, que está en auge, según el estudio. Para 2024, el 75% de las startups habrá adoptado tecnologías de próxima generación desde su inicio.

Finalmente, la experiencia del cliente, gracias a la tecnología y una conectividad mejorada, donde 5G comenzará a generar casos de uso de alto valor y en el que la capacidad de conocimiento y personalización de la oferta a los clientes de un salto cuantitativo y cualitativo a través de tecnologías como el Machine Learning. El estudio confirma que en dos años el 33% ya ofrecerá a sus experiencias virtuales y orientadas a datos.