¿Qué son los humanos digitales y que recorrido tendrán?

  • Actualidad

Avatares humanos digitales

Los humanos digitales, avatares hiperrealistas entrenados con inteligencia artificial que pueden aportar el toque humano que necesitan los consumidores para reconectar con las marcas, pueden ser el sustituto o la evolución de los actuales chatbots, cuyo futuro pone en duda el hecho de que cerca del 82% de los compradores online prefiere hablar con una persona antes de tratar un problema a través de ellos.

  Recomendados....

» Transformación digital de la industria farmaceútica y de la salud Leer
» ERPs: cómo implantar SAP/4 HANA Cloud en 12 semanas y a mitad del coste que oferta la industria Guía
» Plataformas de comunicaciones bajo suscripción: flexibilidad y control Informe

Los humanos digitales son avatares dotados de capacidad de aprendizaje, movimiento y simulación de sentimientos que permiten a las empresas interactuar de una manera más humana y eficiente, una prometedora tecnología que llegará a alcanzar, según Emergen Research, los 527.580 millones de dólares en 2030, lo que supone una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 46,4%.

Esta será probablemente una tecnología que supere a los chatbots que, a día de hoy, no han sido capaces de conquistar al consumidor a tenor de los datos de esta consultora, que subraya que el 82% de los e-shoppers prefiere tratar con un humano en lugar que con un chatbot. Por tanto, el toque humano en la relación consumidor-marca es fundamental en la experiencia del cliente.

Según explica Wehumans, primera empresa española dedicada al desarrollo de humanos digitales, estos pueden "encarnar la personalidad, la voz y la naturaleza de las marcas para las que trabajan. Pueden mostrar emociones como felicidad, empatía, calidez y amabilidad, e incluso pueden gastar bromas o mostrar apoyo a través de sus acciones, tono y lenguaje corporal". Por eso, entre las tareas que pueden realizar destacan desde tratar información confidencial y aumentar la sensación de comodidad en situaciones en las que alguien podría tener que admitir algo negativo, hasta reducir los posibles temores de los clientes.

“Los humanos digitales pueden conectarse fácilmente a otro "cerebro" para compartir conocimientos, ya sea un chatbot, una plataforma conversacional o incluso un ser humano que supervise directamente su aprendizaje, ya que están diseñados para integrarse con cualquier base de datos de conocimiento o soluciones PLN (Procesamiento de Lenguaje Natural). Nunca olvidan lo aprendido y se convierten en un súper cerebro con acceso a infinitas respuestas que pueden contestar a miles de usuarios a la vez", explica su directora de marketing y comunicación, María Pardo de Santayana.