Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Francia y Alemania quieren acabar con la hegemonía de Amazon, Microsoft y Google en el mercado cloud

  • Cloud

arista networking cloud

Alemania y Francia han emitido una declaración conjunta en la que exigen la creación de una infraestructura de servicios en la nube europea, capaz de desbancar a las empresas americanas, que acaparan la mayor parte del mercado regional. Concretamente, quieren terminar con la supremacía de Amazon, Microsoft y Google en este sector, que mueve miles de millones al año y que no para de crecer.

Este proyecto de una nube Europa parte de una iniciativa alemana, pero Francia ha querido sumarse con el fin de construir una infraestructura de datos segura. Porque en su opinión, basar las estrategias cloud en proveedores americanos supone una amenaza para los datos corporativos europeos. Y la única alternativa actual a estas compañías norteamericanas es la empresa china Alibaba, que tampoco genera excesiva confianza en las autoridades de Francia y Alemania.

Según informó Reuters, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, dijo “Queremos establecer una infraestructura de datos europea segura y soberana, que incluya almacenes de datos, agrupación de datos y desarrollar la interoperabilidad de datos”. Por su parte, su homólogo alemán, Peter Altmaier, dijo que hay que recuperar la soberanía digital europea, por lo que es preciso abordar esta cuestión de frente.

Por ello, se han comprometido a realizar un encuentro a finales de noviembre en el que se podrán presentar propuestas para lo que han denominado “una infraestructura de datos europea”. Este movimiento sigue a los que se están dando en la misma industria en materia fiscal, con los que las autoridades europeas quieren imponer regular con firmeza el pago de impuestos de estas grandes compañías, que están pagando tasas irrisorias en ciertos países, mientras que realizan negocios multimillonarios en otros países, y por los que no tributan a nivel local.