Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Una visión de Wi-Fi 6: la tecnología que transforma la experiencia de usuario

  • Content Marketing

WiFi

Este año será el de la adopción de Wi-Fi 6, una tecnología que transformará la experiencia de usuario y en la que compañías como Huawei han desempeñado un papel clave a la hora de su desarrollo. Wi-Fi 6 afectará a las estrategias de transformación digital de todas las empresas, que tienen que comenzar a pensar en la mejor forma de adopción para que la migración sea lo más ágil posible.

¿Interesado en las soluciones Wi-Fi 6 de Huawei?

Puedes obtener más información en

este enlace

Fue en 1997 cuando la tecnología Wi-Fi llegó a nuestras vidas y, poco a poco, se ha convertido en una parte esencial de nuestro día a día. En la actualidad no podemos vivir sin la conectividad Wi-Fi, dando por sentado su disponibilidad. Y no es para menos. Dependemos de ella para ser más productivos, para ganar en agilidad comercial, para innovar más rápidamente, para enfrentarnos a los nuevos desafíos que plantea la nueva economía digital y para satisfacer las demandas de los clientes.

Si hubo un antes y un después en la evolución de la conectividad Wi-Fi éste fue la irrupción del protocolo 802.11b, un estándar que ampliaba la transferencia de datos utilizando el mismo ancho de banda y que marcó el cambio. Cada generación posterior del protocolo Wi-Fi ha traído más velocidad y muchas más mejoras para los usuarios.

 

 

Nuevos retos para la conectividad Wi-Fi

En la actualidad, nos encontramos inmersos en los procesos de transformación digital para adaptarnos a una era marcada por los dispositivos conectados y la computación avanzada. ¿Qué supone esto? Pues que el nuevo estándar tiene que hacer frente a nuevos retos para poder satisfacer las demandas de tráfico de los usuarios. En mayo de 2013, el Grupo de estudio de WLAN de alta eficiencia (que se encuentra dentro del grupo de trabajo de IEEE 802.11), comenzó a plantearse la necesidad de mejorar la eficiencia del espectro para mejorar el rendimiento en escenarios de alta densidad en AP/Usuarios y así fue como un año más tarde, en mayo de 2014, nació el proyecto 802.11ax, también conocido como Wi-Fi 6.

Osama Aboul Magd fue el representante de Huawei elegido para liderar el grupo de trabajo de WLAN IEEE 802.11ax. En una entrevista explicó los motivos por los que las empresas deberían comenzar a pensar, si no lo han hecho ya, en Wi-Fi 6, una tecnología que “es esencial para transformar la manera en la que se da soporte a las aplicaciones en las actuales redes Wi-Fi”. Su implementación “permite ofrecer una nueva y mejorada experiencia de usuario en escenarios densos de implementación, en comparación con los de anteriores generaciones Wi-Fi”.

Cuando se comenzó a trabajar en el desarrollo de 802.11ax se plantearon una serie de retos, como mejorar la experiencia de usuario o incrementar el rendimiento en un factor de 4 o más para clientes de red individuales. Además, también se marcó como meta mejorar el rendimiento Wi-Fi en entornos con un gran número de usuarios, como lugares públicos. Esto se consigue gracias al uso más eficiente del especto disponible, a la administración de interferencias y a las mejoras realizadas en protocolos como el Control de Acceso al Medio (MAC). Asimismo, también se propusieron comenzar a utilizar OFDMA, un estándar que ya se utilizaba tanto el LTE como en anteriores versiones de Wi-Fi.

 

Cambio de nombre

Las novedades también han llegado a la denominación. Conscientes de que los nombres estándar para Wi-Fi han sido confusos, a finales del año pasado se decidió que estos fueran más fáciles de utilizar. Así, el nuevo estándar 802-11ax ha pasado a llamarse Wi-Fi 6, y las dos generaciones anteriores (802.11n y 802.11 C.A) se conocen como Wi-Fi 4 y Wi-Fi 5.

Con esta estrategia se consiguen dos objetivos: resaltar que 802.11ax es la sexta generación de esta tecnología y facilitar a los usuarios la identificación de qué protocolo es el que está utilizando.

Desde el punto de vista tecnológico, Wi-Fi 6 no supone sólo una mejora en el rendimiento en comparación con las anteriores versiones, sino que se realizan algunos cambios fundamentales en el estándar, entre los que se incluyen una amplia gama de capas físicas (PHY) o Control de Acceso al Medio (CAM) combinada con la tecnología MIMO.

Mejora de experiencia de usuario

Es decir, Wi-Fi 6 mejora el rendimiento en escenarios con múltiples usuarios simultáneos conectados a los puntos de acceso manteniendo flujos más altos de datos gracias a su capacidad para soportar hasta 8 canales. Una tecnología que mejorará sustancialmente la conectividad de, por ejemplo, estadios, centros comerciales, aeropuertos, estaciones de tren o auditorios, cuyos usuarios verán mejorada su experiencia. Y es que no solo incrementa el rendimiento, sino que, gracias a funciones como TWT (Target Wait Time) se reducirá el consumo de energía y se ayudará a conservar la vida útil de la batería.

Para que se hagan una idea. Wi-Fi 5 no es capaz de soportar entornos como los universitarios, con más de 30.000 estudiantes, o estadios deportivos al aire libre, con más de 80.000 fans, algo que sí hará Wi-Fi 6. De hecho, para el mismo número de usuarios y la misma área de cobertura, la cantidad de puntos de acceso requeridos para el nuevo protocolo es significativamente menor en comparación con los estándares adiciones, con lo que también supone un importante ahorro de costes. Wi-Fi 6 también se convierte en un habilitador de muchas nuevas aplicaciones, sobre todo aquellas ligadas a vídeos UHD y 4K.

 

Labor de Huawei

En el desarrollo de Wi-Fi 6 hay compañías que han desempeñado un papel clave, como es el caso de Huawei. Además de que Osama Aboul Magd ostenta la presidencia, los delegados de la compañía han proporcionado casi el 25% de las contribuciones al grupo técnico, de las que la mayoría han sido adoptadas en el documento estándar. Es más, Huawei ha sido una de las primeras empresas en adoptar Wi-Fi 6 al lanzar su prototipo en 2014 y al desplegar su AP en 2017.

En cuanto a su adopción, éste es un buen momento para comenzar a pensar en Wi-Fi 6, una tecnología que afectará a las estrategias de transformación digital, con lo que se tiene que pensar en la mejor forma de adopción para que la migración sea lo más ágil posible.

Muchos fabricantes de hardware o de procesadores ya han presentado sus soluciones para Wi-Fi 6, las cuales son interoperables. Desde Huawei se confía en que este año sea el de la adopción de Wi-Fi 6, ya que muchas organizaciones comienzan a evaluar su estrategia a largo plazo a raíz de los nuevos desafíos que están planteando la digitalización.

Si quieres obtener más información sobre el desarrollo de Wi-Fi 6 y las propuestas de Huawei en este área puedes consultar este enlace.