Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La automatización no funciona sin cualificar a los empleados

  • Estrategias digitales

robotica fabrica

Las empresas se perderán las ventajas reales de la automatización si no invierten en la mejora de las competencias de sus empleados, según el Instituto de Investigación de Capgemini. De momento, la inversión los programas de cualificación competencial es baja.

Este estudio, para el que se ha entrevistado a 2.000 empleados (de ellos, 800 eran directivos) de 400 grandes empresas, revela que el 58% de las empresas no están consiguiendo los objetivos de la automatización esperados por la dirección en términos de incremento de productividad. Esta percepción se acusa especialmente en Suecia, Estados Unidos y China, donde el 66%, el 64% y el 61% de los directivos, respectivamente, así lo consideran. En general, la visión de los empleados es muy coincidente con la de los directivos a este respecto, salvo en India, China y Francia.

Este trabajo, titulado “Actualización de competencias en la edad de las máquinas”, achaca que no se consigan las expectativas generadas en cuanto a productividad y ahorros a que no se están mejorando las competencias de la plantilla. Según sus cálculos, “una empresa con una plantilla igual o superior a 50.000 trabajadores, madura tanto en la adopción de tecnologías de automatización como en la implantación de programas de mejora de competencias podría conseguir ahorros de unos 90 millones de dólares al año más que las empresas que, aunque maduras en esta tecnología, no acometen planes de actualización de competencias”.

El optimismo sobre el impacto de la automatización es mayor entre las organizaciones que ya han avanzado en la implementación de programas generales de adecuación formativa y funcional para los trabajadores. En estos casos, la mayor parte de los empleados (52%) y una alta proporción de directivos (46%) consideran que esta tecnología está mejorando la productividad, frente a solo el 42% de los empleados y el 35% de los ejecutivos que así lo perciben en las organizaciones que todavía no han puesto en marcha estos programas de capacitación.

Es más, según los empleados de organizaciones que ya realizan programas de actualización de habilidades a gran escala se muestran más positivos que aquellos de compañías con cuyos programas están aún en fase inicial. “Las diferencias en las opiniones de los trabajadores se muestran en aspectos como la progresión profesional (76% frente a 60%), la motivación (48% frente a 33%) y el desempeño de nuevas responsabilidades (57% frente a 46%)”, concluye el informe.

 

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Según los datos que maneja Capgemini, para la mayoría de las organizaciones, el impacto de la automatización en la plantilla no es clave y así se pone de manifiesto que “cerca del 60% de los directivos de RR. HH. y otras áreas admiten que el impacto de la automatización en la plantilla no es un elemento determinante en la visión y estrategia de automatización”.

Esto también se traduce en que los líderes no informan con regularidad a sus empleados sobre las iniciativas de automatización, de mejora de competencias o de nuevos perfiles de trabajo que surgen relacionados con esta tecnología. En concreto, menos de la mitad (45%) informa de las iniciativas de automatización, su importancia y el posible impacto en la plantilla.

La consultora es muy clara sobre esto. “La automatización ofrece importantes beneficios a las grandes organizaciones, pero solo si la implementación de la tecnología se acompaña con la adecuación de las competencias de las personas. Demasiadas grandes compañías se están quedando atrás en el desarrollo de programas de formación y, como demuestra este estudio, por este motivo no están materializando todos los beneficios en términos de productividad que ofrece la automatización. No hay duda de que la automatización va a transformar la fuerza de trabajo y las tareas y roles que actualmente existen, pero es crítico que las empresas avancen más deprisa para prepararse a sí mismas y a sus empleados, con el fin de alcanzar los beneficios de la automatización”, resume Claudia Crummenerl, directora general de la práctica Personas y Organización de la unidad Capgemini Invent.