Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Repsol amplía su alianza con Microsoft hasta 2022

  • Estrategias digitales

Microsoft - Repsol

Hace año y medio Repsol y Microsoft firmaron una alianza estratégica que tenía como objetivo acelerar la transformación digital de la energética. Hoy ambas compañías han anunciado la ampliación de este "partnership" para el periodo 2019-2022, y Repsol ha hecho balance de los resultados conseguidos.

Repsol ha ampliado la alianza estratégica que mantiene con Microsoft desde hace 18 meses hasta 2022, anuncio que ha sido aprovechado por ambas compañías para hacer balance de los avances conseguidos en transformación digital, estrategia de la que cuelgan más de 130 iniciativas y que, según sus estimaciones, tendrán un impacto económico de 1.000 millones de euros en 2022, muy por encima del que se le prevé en 2020: 300 millones.

La estrategia de digitalización de la multinacional española es una decidida apuesta por la innovación para conseguir dos compromisos estratégicos, la sostenibilidad y la transición energética, apalancándose, según Valero Marín, CIO y CDO de Repsol, en la digitalización para abordar la transición energética y adaptarse a las nuevas formas de trabajo; la tecnología para ser más eficientes en todos los procesos, y el talento, dotando a los empleados de nuevas capacidades digitales, cuestión en la que es clave la formación.

Se trata, por tanto, de una transformación que afecta a todo el ecosistema de la empresa, desde a las formas de trabajo y generación de valor por parte de los empleados a la mejora de de relación con los clientes.

De este planteamiento descuelgan más de 130 iniciativas en tecnologías digitales de lo más variopinto, con proyectos dirigidos a impulsar la transformación de la industria, en áreas como Big Data e inteligencia artificial, robótica, puesto de trabajo digital y movilidad, y otras iniciativas más orientadas a la exploración como puede ser blockchain.

En lo que respecta a la transformación de la relación con los clientes, la multinacional también está avanzando en proyectos como el uso de la inteligencia artificial en estaciones de servicio, apps móviles como Waylet, en movilidad híbrida con el servicio de carsharing WiBLE o soluciones de smart home para ayudar a optimizar el gasto energético.

Cloud es clave también a la hora de conseguir la flexibilidad y agilidad que necesitan los procesos de digitalización. En este sentido, la compañía ha destacado el papel del Centro de Competencia Cloud (CCC), en el que trabajan un equipo mixto de profesionales y desde el que se impulsa la innovación abierta mediante la colaboración con startups y otras coporaciones. Hoy el 30% de las infraestructuras de Repsol están en la nube y el objetivo es que en 2022 este porcentaje esté en el 70%, según dijo Fernando Duro, director de Servicios TI de la empresa energética.

Claves del éxito
A modo de resumen, Enrique Fernández Puertas, director de Digitalización y Arquitectura de la compañía, destacó que los avances se están produciendo porque es “un plan muy enfocado a resultados y que tiene como protagonistas a las personas”.

Por parte del proveedor tecnológico, Gloria Macías-Lizaso, su directora de Grandes Cuentas, ha subrayado que Repsol es líder hoy en transformación en su sector y que se está haciendo un “trabajo muy colaborativo con un equipo combinado de Repsol, Microsoft y un conjunto de partners”.

Y hay tres elementos en los que se fundamenta el éxito de Repsol en esta cuestión: visión, proyecto y seguimiento y escala. Así, explica que es una iniciativa ambiciosa que implica desde a la alta dirección al resto de los niveles de la organización, que está dentro del plan estratégico de la compañía y que tiene un impacto cuantificado; en segundo lugar, se trata de un proyecto compartido por toda la compañía y, finalmente, se realiza un seguimiento riguroso de los resultados para asegurar que se está escalando a toda la organización.