Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Un 30% de los directivos teme quedarse atrás en sus esfuerzos de transformación

  • Estrategias digitales

Cambio

El 78% de de los 4.600 ejecutivos de 42 países que han participado en el informe Dell Transformation Index admite que los esfuerzos de transformación digital de sus compañías no están siendo tan amplios como deberían, y el 30% expresa su temor a quedarse atrás en esta carrera.

El nuevo informe de Dell y el Institute for the Future (IFTF), que muestra el impacto, las oportunidades y los desafíos de las tecnologías emergentes en el lugar de trabajo hasta 2030, señala que casi el 80% de los ejecutivos participantes opina que sus esfuerzos de transformación digital no están siendo tan amplios como debería y, de ahí, que gran parte (un 30%) piense que su empresa puede quedarse atrás.

El documento identifica también, en función de las respuestas, cuatro tecnologías emergentes que van a transformar el mundo del trabajo por su criticidad para comprender cómo van a trabajar hombres y máquinas: inteligencia artificial colaborativa, interfaces multimodales, libros de contabilidad distribuidos seguros y realidad extendida (XR). 

Pero para llegar a que esta cooperación hombre-máquina sea útil y sostenible, habrá que lidiar con algunos factores, entre los que se citan el sesgo algorítmico, la brecha de habilidades digitales y los derechos y protección de los trabajadores.

- Sesgo algorítmico: aunque un 67% de los directivos espera incorporar durante la próxima década nuevas herramientas tecnológicas que le permitan eliminar el sesgo humano en la toma de decisiones, es necesario que todas las personas, especialmente los solicitantes de empleo, entiendan cómo estas herramientas van a interpretar sus perfiles para lograr una fuerza de trabajo diversa e inclusiva. Las prácticas éticas, incluyendo una visibilidad total de los factores que influyen en los modelos de contratación, serán esenciales para evitar sesgos y mantener la confianza entre las organizaciones y los trabajadores.

- Brecha de habilidades digitales: el 60% de los líderes empresariales cree que los empleados necesitarán disponer de fluidez en tecnología en 2030. A medida que cambien las prácticas de evaluación y surjan nuevos métodos para descubrir el talento, las organizaciones deberán volver a capacitar a los trabajadores contratados y a empoderar a una nueva generación de empleados. En el informe, los expertos pronostican que, como mínimo, las habilidades que deberán adquirir estos trabajadores incluyen la capacidad de aplicar herramientas de inteligencia artificial de manera eficaz. Afortunadamente, casi la mitad (46%) de los líderes empresariales ya están desarrollando las habilidades y talentos digitales de sus empleados. Así, un 20% afirma que lleva desde 2016 enseñando a codificar a sus empleados.

- Derechos y protección de los trabajadores: para salvaguardar plenamente los derechos de los trabajadores y lograr lugares de trabajo más equitativos, las estructuras de gobierno deberán fomentar cambios en las políticas laborales, manteniéndolas actualizadas de acuerdo a la evolución de los trabajos. Este se muestra como un tema clave para los líderes empresariales, ya que casi la mitad (44%) de ellos ya están exigiendo la aprobación de una regulación sobre el uso de técnicas de IA.

A pesar de los retos, el 83% de los participantes está convencido de que las tecnologías emergentes ayudarán a transformar positivamente la forma en la que se trabaja. Muchos de ellos también son optimistas sobre las oportunidades que presenta la colaboración hombre-máquina, con un 70% que la ve como una oportunidad para superar las limitaciones humanas. Casi nueve de cada diez encuestados (86%) planean usar las nuevas tecnologías para mejorar la productividad de sus fuerzas de trabajo.