Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La digitalización es el camino para la recuperación, en opinión del 48% de las pymes

  • Estrategias digitales

PYMES

El 48% de las empresas afirman que invertirán en digitalización como parte de su estrategia empresarial para adaptarse a la nueva realidad, según un informe de Sage. Tras la pandemia, además, el 64% de empresas consultadas en el estudio afirma que se plantearán dejar de trabajar con proveedores u otras empresas deficitarias en implantación tecnológica.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

Almacenamiento de vanguardia para la pyme Leer

Las pequeñas y medianas empresas tienen planes para invertir en su digitalización como parte de su adaptación a la situación derivada de la pandemia, según se desprende de una encuesta de Sage, en la que también confirman que la tecnología se considera la prioridad número uno cuando se trata de impulsar el crecimiento a largo plazo.

Muchas de ellas están estableciendo nuevas políticas para equilibrar el trabajo en remoto y su automatización. En este contexto, las empresas deben valorar todas las vías que ayuden a maximizar la eficiencia y eviten costes añadidos. Así los trabajadores son la clave, ya que la digitalización no puede tener éxito si las personas no la ponen en marcha.

La realidad es que muchas empresas están todavía estancadas en el pasado en tecnología se refiere y deben adaptarse a un entorno en constante cambio. De hecho, el 64% de empresas consultadas en el estudio afirma que se plantearán dejar de trabajar con proveedores u otras empresas deficitarias en implantación tecnológica, por considerar que no tendrán la capacidad necesaria para anticiparse a los requerimientos planteados por los clientes.

Antes de la pandemia, las funciones más digitalizadas eran normalmente la planificación de recursos, la previsión y las cuentas, la gestión de la cadena de suministro y la contabilidad. Las empresas ahora deben redoblar sus esfuerzos en estas áreas centrales y, al mismo tiempo, invertir en ventas, gestión de la fuerza laboral, publicidad y servicio al cliente.