Diez claves que los CIOs deberán tener en su agenda en los próximos cinco años

  • Estrategias digitales

tendencias cloud

El imperativo digital coloca a los CIOs de todo el mundo ante el reto de crear y afianzar una base tecnológica que facilite la flexibilidad, agilidad y resiliencia necesaria para los procesos y modelos de negocio de sus organizaciones. Basándose en esta premisa, IDC ha elaborado las predicciones que marcarán su agenda entre 2022 y 2026.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Cloud: en busca de la agilidad Encuesta

Claves para una estrategia multicloud de éxito Webinar

En un contexto de digitalización acelerada, los CIOs tendrán que orientar sus estrategia para ayudar a sus organizaciones a habilitar nuevos ecosistemas, procesos y modelos de negocio, que sean flexibles, ágiles y resilientes. Esto marcará sus agendas en los próximos cinco años, y se complementa con otro de sus informes, prácticamente coincidente en el tiempo sobre sus expectativas de evolución para las inversiones en transformación digital que, según sus estimaciones, supondrán más de la mitad del gasto en TIC en 2024. 

Al igual que Gartner, que desveló hace unos días las doce tendencias que generarán disrupciones y oportunidades significativas en el horizonte de cinco a diez años, IDC pone el acento en que los próximos años serán claves para crear bases técnicas escalables y resilientes que impulsen la ruta digital. Estas son las diez predicciones de la consultora:

Predicción 1
Hasta 2026, el 65% de los CIOs darán soporte a un ciclo de empoderamiento, agilidad y resiliencia basados en la tecnología a través de la gobernanza colaborativa, nuevos modelos de prestación de servicios y una orientación a los resultados del negocio.

Predicción 2
En 2023, el trabajo de seis de cada diez CIOs se medirá principalmente por su capacidad para cocrear nuevos modelos de negocio y de los resultados que obtenga mediante una amplia colaboración en toda la empresa y el ecosistema.

Predicción 3
En 2025, el 75% de los CIOs y CFOs tendrán que acelerar o tener prácticas formales de gestión de la deuda técnica generada por los retrasos o fracasos de los proyectos causados.

Predicción 4
Ante el auge de los entornos de trabajo híbrido y la evolución hacia puestos de trabajo inteligentes, en 2024, el 60% de los CIOs habrá reimaginado el soporte al usuario y creará equipos basados en centros de excelencia (COE) para llevar a cabo las inversiones necesarias en tecnología y procesos.

Predicción 5
En 2026, el 85% de las organizaciones cuyas prácticas de datos limitan sus estrategias empresariales y operativas, darán luz verde a los responsables de TI para que lideren las inversiones en gobierno, calidad y cumplimiento de datos.

Predicción 6
En 2024, cuatro de cada diez CIOs no habrán logrado evolucionar eficazmente la capacidad de TI para ofrecer infraestructuras digitales modernas, proporcionar un gobierno tecnológico del ecosistema y dar soporte a los resultados empresariales, impulsados por la arquitectura.

Predicción 7
Debido la presión de los inversores para minimizar los gastos operativos fijos, en 2024, el 40% de las organizaciones trasladará al menos el 25% del gasto en TI a costes directos, alineándolos con productos y servicios específicos de sus líneas de negocio.

Predicción 8
El 60% de los directores de tecnología adoptará la autenticación multifactor en todo el ecosistema, por su eficacia para contrarrestar las crecientes amenazas de ciberseguridad en 2022. Tendrán que obviar su coste y la fricción que puede suponer, ya que se vuelve esencial.

Predicción 9
En 2025, seis de cada diez CIOs colaborarán para aprovechar las capacidades del ecosistema de su sector como fuente crítica de innovación, intercambio de datos, diferenciación y gestión de riesgos de ciberseguridad.

Predicción 10
En 2023, las compañías requerirán que el 55% de los directivos de TI de las 2.000 principales empresas privadas, agrupadas en la lista G2000 de Forbes, implementen una estrategia de TI sostenible, incorporando prácticas medioambientales, sociales y de gobierno en el ciclo de vida de la tecnología.