¿Cómo emplear la inteligencia artificial para reactivar el crecimiento?

  • Estrategias digitales

Inteligencia artificial IA 2

Las soluciones de inteligencia artificial pueden ser un revulsivo para acelerar la competitividad en diversas áreas, como la gestión de los empleados o la administración de las finanzas. Los expertos de Sage están convencidos de que la relevancia de los datos en los entornos empresariales propiciará su despliegue en 2022.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento 

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

Informe: Hacia la empresa hiperinteligente Leer

En los dos últimos años se ha producido un gran aumento en la adopción de servicios digitales, con el objetivo de adaptar los modelos de negocio a la situación actual y garantizar su continuidad. A medida que se produce esta transformación, las organizaciones también tratan de conseguir que sus procesos sean más eficientes para ganar productividad.

En este contexto, los expertos de Sage creen que a lo largo de los próximos meses las empresas desplegarán soluciones de inteligencia artificial (IA) para mejorar su efectividad en diversas operaciones críticas.

Una de ellas es la detección de patrones para la optimización de los flujos de trabajo.Actualmente, los datos son uno de los bienes más preciados de las empresas. Con la implementación de soluciones digitales, muchas compañías han acumulado enormes cantidades de datos de clientes y empleados, que actúan como una poderosa fuente de información, y permiten impulsar la productividad y las experiencias conectadas. Por este motivo, sus expertos esperan que en 2022 las empresas inviertan en software inteligente, que les permita detectar patrones en sus datos y obtener información para optimizar las cargas de trabajo.

En el área de los recursos humanos, la IA permite rastrear los datos existentes sobre las tareas del personal, las hojas de asistencia y las cargas de trabajo, para predecir la cantidad de tiempo que se necesitará para completar una tarea. De este modo, los responsables de las empresas podrán gestionar la carga de trabajo a distancia y asignar a los distintos empleados las tareas más adecuadas para ellos.

Por otra parte, la implementación de la IA en los softwares de finanzas y contabilidad también permite detectar patrones en el flujo de caja, identificando anomalías y ayudando a las empresas a tomar importantes decisiones estratégicas de forma rápida y eficiente.

Sin embargo, a la hora de implementar inteligencia artificial en los procesos, es importante asegurar la privacidad de los datos, que solo deben utilizarse bajo el estricto cumplimiento de la normativa en esta materia. El principal objetivo es garantizar que los conocimientos y las predicciones obtenidas sean de alta calidad, pero no intrusivas para empleados y clientes.

También, según sus especialistas, el procesamiento del lenguaje natural se arraigará en el día a día. El procesamiento del lenguaje natural (PNL) es un software que utiliza la IA para averiguar exactamente qué es lo que se solicita. Aunque ya se usa a diario dando órdenes de voz a los asistentes inteligentes del hogar, está previsto que esta tecnología aumente su presencia en el ámbito laboral en 2022.

Pronto, las nuevas soluciones de procesamiento del lenguaje natural integradas en el software colaborativo serán capaces de detectar peticiones cuando se emitan en voz alta en una videollamada, por ejemplo. Entenderá lo que se le dice y buscará el recurso necesario en cuestión de segundos.

Y no sólo existirá en los ordenadores; los smartphones también albergarán estas herramientas que, una vez conectadas a las soluciones centrales de gestión empresarial, podrán facilitar información actualizada sobre próximas facturas, saldo o la previsión del negocio.

Aumento de la regulación para una mayor seguridad
Sin embargo, a medida que la inteligencia artificial evoluciona y va adquiriendo nuevas capacidades que anteriormente solo estaban reservadas para el conocimiento humano, como la creación de planes de negocio completos, la revisión de solicitudes de empleo o incluso aprobar un préstamo, surge la problemática de si realmente se puede confiar en esta tecnología, teniendo en cuenta su estado actual.

Por ello, durante 2022 surgirán nuevas regulaciones para la IA, a las que las empresas deberán ajustarse rápida y diligentemente. En España, el Gobierno está avanzando en esta materia a través de diferentes iniciativas, como el desarrollo de la Estrategia Nacional para la Inteligencia Artificial, la creación de la cátedra de Inteligencia Artificial y Democracia, o la constitución del Consejo Asesor de Inteligencia Artificial. Además, el Gobierno ha propuesto a España para una prueba piloto de la Unión Europea para la regulación en este ámbito. A nivel mundial, la UNESCO ya trabaja para la creación de una normativa común, y ha creado recomendaciones sobre la ética de la inteligencia artificial.