Seguridad y comunicaciones unificadas concentrarán el gasto tecnológico en el puesto de trabajo

  • Estrategias digitales

Cultura de trabajo hibrido

El gasto en soluciones tecnológicas para el puesto de trabajo crecerá durante los próximos años a un ritmo del 17% tras haberse situado en 2021 en 676.000 millones de dólares. Se concentrará en torno a la seguridad y las comunicaciones unificadas.

La pandemia ha revolucionado en el papel de las tecnologías en las nuevas maneras de trabajar y para ello es necesaria la evolución del puesto de trabajo. En este sentido, según IDC, este mercado de soluciones tecnológicas en este ámbito crecerá durante los próximos años a un ritmo del 17%.

Según Ignacio Cobisa, analista senior de la consultora en España, las empresas están reimaginando los lugares de trabajo y “por este motivo, la inversión en tecnología se está viendo reflejada en el espacio, aumento de capacidades y cultura para cubrir la demanda de un entorno de trabajo disruptivo que logre un mayor grado de compromiso y de empoderamiento por parte del empleado”.

En este contexto, las infraestructuras seguras (55%) y comunicaciones unificadas (47%) pasan a primer plano en el gasto tecnológico de todo tipo de organizaciones para ayudar a estar conectadas en tiempo real con los empleados.

De acuerdo con la encuesta “Future Enterprise Resilency & Spending Survey Wave de julio de 2021”, de la firma, antes de la pandemia el trabajo remoto apenas suponía un 9% en las organizaciones. En julio de 2021 pasó al 28% con un crecimiento del 230%. No obstante, la situación deseada por las organizaciones es que el trabajo remoto se mueva entre el 16% y el 43%.

Para IDC Research España, en el nuevo escenario es importante impulsar las nuevas maneras de trabajar desde la alta dirección garantizando lugares de trabajo seguros y flexibles, equipados para la colaboración. De hecho, la falta de soporte, acceso remoto seguro a datos, aplicaciones y contenido son los mayores desafíos de TI para el trabajo híbrido que están encontrando las empresas.

Una de las tendencias que despuntará en 2022, es ‘low code’, la capacidad de programar la automatización de tareas por los propios empleados se está perfilando como un aliado de la mejora de la productividad en las empresas. El pronóstico de la firma es que el número de personas dedicadas al uso de low-code y no-code se multiplicará por cuatro hasta 2025, hasta alcanzar una base de 10 millones de usuarios.

Al mismo tiempo, para aumentar las capacidades de los empleados, crecerá la adopción de plataformas de low code para flujos de trabajo.

Finalmente, un tercio de las organizaciones van a invertir en nuevas instalaciones con espacios diseñados para facilitar esa colaboración también para trabajadores de campo con necesidad de presencialidad.