Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

En qué consisten las nuevas normas de la UE para luchar contra el contenido terrorista

  • Seguridad

terrorismo

A la Unión Europea le preocupa, y mucho, la difusión de contenido terrorista en Internet. Para evitar su propagación, la UE aprobará una nueva normativa que eliminará este tipo de contenido en una hora.

A la hora de aprobar esta normativa, la UE asegura que cada vez se propaga con más facilidad este tipo de contenidos, algo que plantea un riesgo muy real para la sociedad europea. Tan solo en enero de 2018 se difundieron en línea casi 700 nuevos artículos de propaganda oficial de Daesh.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Para la UE, las nuevas normas propuestas por la Comisión contribuirán a asegurar la rápida retirada del contenido terrorista online. Los elementos esenciales de la nueva normativa son los siguientes:

- La norma de una hora: el contenido terrorista causa el mayor perjuicio en las primeras horas de su presencia en línea debido a la velocidad a la que se propaga. Este es el motivo por el que la Comisión propone un plazo jurídicamente vinculante de una hora para la retirada de contenido tras la emisión de una orden de retirada por las autoridades nacionales;

- Una definición clara de los contenidos terroristas como material que incite a la comisión de delitos de terrorismo o abogue por ella, fomente las actividades de un grupo terrorista u ofrezca instrucciones técnicas para la comisión de estos delitos.

- Un deber de diligencia que obligue a todas las plataformas a asegurarse de que no son utilizadas abusivamente para la difusión de contenidos terroristas online. En función del riesgo, los proveedores de servicios deberán también adoptar medidas proactivas, como la utilización de nuevas herramientas, para proteger mejor sus plataformas y a sus usuarios frente a los actos ilícitos terroristas.

- Aumento de la cooperación. La propuesta establece un marco para el refuerzo de la cooperación entre los proveedores de servicios que albergan los contenidos, los Estados miembros y Europol. Los proveedores de servicios y los Estados miembros deberán designar puntos de contacto a los que pueda accederse veinticuatro horas al día y siete días a la semana para facilitar la ejecución de las órdenes de retirada y las remisiones.

- Salvaguardias sólidas: Los proveedores de contenido podrán recurrir a eficaces mecanismos de denuncia que todos los proveedores de servicios estarán obligados a implantar. Cuando se retire un contenido de forma injustificada, se requerirá al proveedor de servicios que lo restituya lo antes posible. Las autoridades nacionales deberán garantizar vías de recurso legales efectivas, y las plataformas y los proveedores de contenidos tendrán derecho a impugnar las órdenes de retirada. Las plataformas que hagan uso de herramientas de detección automatizadas deberán poner en marcha medidas de supervisión y verificación por humanos para evitar retiradas erróneas.

- Aumento de la transparencia y la rendición de cuentas: Para garantizar la transparencia y la supervisión, los proveedores de servicios y los Estados miembros deberán elaborar informes anuales de transparencia, en los que detallarán los métodos empleados para hacer frente a los contenidos de carácter terrorista, así como informes periódicos sobre las medidas proactivas adoptadas.

- Sanciones económicas severas y disuasorias: Los Estados miembros habrán de establecer sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias por el incumplimiento de las órdenes de retirada de contenidos de carácter terrorista online. En caso de incumplimiento sistemático de las órdenes de retirar contenidos de ese tipo, el proveedor de servicios infractor podrá hacer frente a sanciones económicas de hasta el 4 % de su volumen de negocios mundial en el último ejercicio.