Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

España está entre los tres países más atacados por phishing

  • Seguridad

phishing 7 report

Durante el tercer trimestre del año se ha producido un importante aumento de los ataques de phishing si se compara con los tres meses anteriores. En concreto, Kaspersky Lab lo sitúa en más del 27% en un estudio al respecto. Guatemala, Brasil y España ocupan las tres primeras posiciones en cuanto a usuarios afectados por ataques de phishing.

El sistema anti-phishing de Kaspersky Lab evitó en el tercer trimestre de 2018 más de 137 millones de intentos de visitas a páginas web fraudulentas, cifra que supera en un supera en un 27,5% la del segundo trimestre del año. “El rápido crecimiento de los ataques de phishing continúa con la tendencia que comenzó a principios de 2018, incrementándose cada trimestre”, explica en su informe “Spam and phishing in Q3 2018”.

El sector financiero se vio especialmente afectado, con más de un 33% de todos los ataques de phishing dirigidos contra entidades de crédito, sistemas de pago y comercio electrónico. En este caso, la firma también corrobora que estamos ante la continuación de la tendencia empezada en el segundo trimestre, cuando la cifra ya fue superior al 20%.

El país con el mayor porcentaje de usuarios atacados fue Guatemala, con casi el 19%, superando a Brasil, líder en el segundo trimestre. Brasil desciende al segundo lugar con un 18,6% de usuarios atacados y España se sitúa en el tercer lugar, con el 17,5% de los usuarios afectados por ataques de phishing.

El phishing se considera a menudo como uno de los ciberataques más complejos, ya que se basa en técnicas de ingeniería social y puede pasar desapercibido. En la mayoría de los casos, los estafadores crean una copia de una página fiable, incitando a la víctima a introducir sus credenciales junto con cualquier otra información valiosa o pagar por servicios inexistentes. Las consecuencias de estos ataques pueden ser muy variadas, desde perder dinero hasta comprometer a compañías enteras, donde los empleados no han estado lo suficientemente atentos y han facilitado a los criminales las credenciales necesarias para acceder a los sistemas.

Llevamos desde hace ya un tiempo, presenciando un aumento en el número de intentos de phishing, y son muchos los factores que lo propician, como la capacidad de los estafadores para seguir creando nuevos esquemas y trucos. También, como señala Nadezhda Demidova, analista de seguridad de Kaspersky, “han tomado prestadas ideas de “colegas” extranjeros para utilizarlas en los mercados locales como forma de comunicación, lo que ayuda aún más a desarrollar sus tecnologías. Por ejemplo, en el tercer trimestre, dirigieron activamente a los usuarios a un sitio web fraudulento con transmisores y notificaciones de estafa, además de explotar el nuevo lanzamiento del iPhone como gancho de la noticia. A medida que aparecen nuevas actualizaciones tecnológicas e informativas, los phishers comienzan a explotarlos”.