Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Europol quiere convertirse en el motor de la modernización de la policía con el uso de 5G

  • Seguridad

Guardia Civil - Europol

Con la llegada de la tecnología 5G las actuales redes 4G irán desapareciendo paulatinamente, algo que permitirá mejorar las comunicaciones inalámbricas de teléfonos móviles, empresas y administraciones públicas. Pero esto también tendrá implicaciones en la seguridad pública, algo sobre lo que la Europol está alertando.

La jefa de esta agencia de policía europea, Catherine De Bolle, ha señalado que necesitan adelantarse a esta tecnología con nuevos sistemas que permitan llevar a cabo labores de vigilancia y seguimiento.

Porque reconoce que los ciberdelincuentes evolucionan sus tecnologías y sus técnicas con gran velocidad y, para cuando las redes 5G se hayan desplegado, las redes 4G estarán obsoletas y la policía y los servicios de inteligencia podrían tener serias dificultades para mantener su actual capacidad para mantener la vigilancia. Para lograrlo necesitan desarrollar herramientas y normativas que permitan a las autoridades proteger los intereses del estado y la ciudadanía frente a los ataques cibernéticos y a otros delitos que se apoyan en la tecnología.

En una entrevista concedida al medio Reuters, De Bolle hizo un llamamiento a los líderes de la Unión Europea para que otorguen a la policía mayores poderes para combatir a los delincuentes expertos en tecnología. Por un lado, dijo que no existen las regulaciones ni la tecnología necesarias para afrontar la obsolescencia de las redes 4G en materia de seguridad.

Y dijo que la vigilancia “es una de las herramientas de investigación más importantes que tienen los oficiales y los servicios de policía, por lo que necesitamos esto en el futuro. Las autoridades policiales europeas actualmente pueden escuchar y rastrear a los delincuentes buscados que usan dispositivos de comunicación móviles en la red 4G, pero no podemos usarlos en la red 5G”.

Además, señaló que las conversaciones entre las autoridades y las empresas tecnológicas han comenzado muy tarde, por lo que los políticos ahora se ven obligados a tratar de minimizar las consecuencias de que la policía no cuente con las herramientas necesarias para vigilar a través de 5G. De Bolle comentó que “el mayor riesgo es que no somos lo suficientemente conscientes de los desarrollos a nivel tecnológico y tenemos que estar a la vanguardia en esto. Tenemos que entender lo que está sucediendo y tenemos que tratar de responder”.

Y enfatizó que “tenemos que estar en la mesa donde discute acerca del desarrollo tecnológico, donde discute la estandarización. El área en la que estamos trabajando y la evolución tecnológica con la que nos enfrentamos, la innovación utilizada por los delincuentes, la criminalidad basada en la web, es enorme”. Por ello, dijo que la Europol debería convertirse en el motor de la modernización de la policía de la Unión Europea, si se vuelca en el desarrollo de sus propias herramientas y tecnologías digitales enfocadas a la seguridad.