Así ha cambiado la pandemia las estrategias de ciberseguridad

  • Seguridad

Candado

Un 95% de los 600 encuestados por Dimensional Research y Check Point aseguran haber cambiado su estrategia de ciberseguridad en la segunda mitad del año. Esta ha sido su respuesta a un mayor número de ataques y a sus nuevas necesidades, asociadas con la protección del trabajo a distancia de su plantilla y de las redes, la prevención de amenazas y su intención de formar a los empleados en este ámbito.

Recomendados: 

Demostración de un ataque dirigido a entornos OT Webinar

Ciberseguridad industrial, protegiendo las redes IT y OT Leer 

Ciberseguridad orientada al futuro Leer 

Como consecuencia de la pandemia, se ha producido un cambio significativo en el enfoque de la estrategia de ciberseguridad. Así lo indica una nueva encuesta llevada a cabo por Check Point Software Technologies con Dimensional Research a más de 600 profesionales del ámbito de la seguridad informática, y que destaca el hecho de que el 58% los encuestados afirma que su compañía ha sufrido un mayor número de ciberataques tras la crisis del coronavirus. La mitad de los encuestados señalan que su enfoque de seguridad no volverá a ser igual que antes de la pandemia, mientras que el 29% espera un retorno a las operaciones pre-pandemia en algún momento del futuro. Por otra parte, sólo el 20% afirma que su situación ha vuelto a ser la misma.

El 95% de los encuestados indican que su estrategia de seguridad ha cambiado en la segunda mitad del año, centrándose en dar respuesta a las necesidades asociadas al trabajo en remoto (67%), seguido de la formación en ciberseguridad para los empleados (39%), así como optimizar recursos en la prevención de amenazas y seguridad de las redes corporativas (37%). Asimismo, el 27% señala que su empresa ha acelerado los proyectos de seguridad existentes durante 2020, lo que demuestra que, para la mayoría, la pandemia ha implicado una reinvención no planificada de su modelo de negocio.

La seguridad de los empleados que trabajan a distancia (47%) es el mayor desafío para las empresas de cara a 2021, seguido de la prevención de los ataques de phishing y de ingeniería social (42%), el acceso remoto seguro (42%) y la protección de las aplicaciones e infraestructura cloud (39%). Las principales prioridades hasta 2023 para los responsables de seguridad son asegurar el trabajo remoto (61%), la seguridad de los endpoints y dispositivos móviles (59%), y la seguridad de la nube pública y el multicloud (52%), muy por delante de cuestiones como la seguridad IoT y la protección del correo electrónico.

"Nuestra encuesta pone de manifiesto que la mayoría de las empresas no esperan cambios en sus problemas y prioridades de seguridad en los próximos dos años. De hecho, para muchos de los encuestados los cambios que tuvieron que hacer de forma súbita para adaptar sus redes e infraestructuras a los retos que planteaba la pandemia son ya permanentes", explica Peter Alexander, director de Marketing de Check Point Software. "De igual modo, los ciberataques y amenazas han ido aumentando y adaptándose con el objetivo de aprovecharse de esos cambios. Por lo tanto, no cabe duda de que las empresas necesitan poner el foco en optimizar su estrategia de protección y evitar fallos de seguridad en cualquier activo corporativo, desde el centro de datos a los equipos móviles”.