Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Reino Unido trabaja en una alternativa al proyecto Galileo para competir con la UE

  • Actualidad

brexit

Dentro de unos meses el Brexit se materializará y en ese momento Reino Unido dejará de recibir información sensible del proyecto Galileo, el sistema de navegación por satélite de la UE. Las autoridades británicas ya están trabajando en una alternativa.

Reino Unido va a comenzar a trabajar en su propio sistema de navegación por satélite para competir con el proyecto Galileo, de la Unión Europea. Así lo publica Sunday Telegraph que destaca que el objetivo es paliar la restricción a información de seguridad sensible que sufrirá tras el Brexit.

El proyecto Galileo, que cuenta con una financiación de 10.000 millones de euros, es un programa que ha sido diseñado por la Unión Europea para competir con el programa de Estados Unidos, denominado Global Positioning System (GPS). Éste se ha convertido en uno de los puntos de discusión entre la UE y Gran Bretaña. Es más, los británicos acusan a la Unión de estar restringiendo el acceso a la información a las autoridades de su país.

Esto ha llevado a Philip Hammond, ministro de Economía del Reino Unido, a aprobar un presupuesto de 100 millones de libras para diseñar un satélite para la era post-Brexit. Se espera que el anuncio se realice esta misma semana.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital. 

Al parecer, la Comisión Europea ha comenzado a excluir a Gran Bretaña, y a sus empresas, de este proyecto, que se anunció en 2003 y que se espera que esté en pleno funcionamiento dentro de dos años. Según los expertos, el coste que tendrá que asumir Reino Unido para competir con este proyecto rondaría los 3.000 millones de dólares.

Aunque las autoridades europeas han confirmado que Reino Unido podrá seguir utilizando la señal abierta de Galileo, también ha confirmado que se podrá negar el acceso a la versión encriptada cuando el satélite esté en funcionamiento.

Por su parte, Reino Unido asegura que su intención es desarrollar su propio satélite si la UE prohíbe el acceso “a los elementos seguros” de Galileo y exigirá el reembolso de 1.000 millones de libras por el trabajo llevado a cabo en el proyecto.