Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El 16% de las empresas españolas contrataría a más personas si cobrase antes sus facturas

  • Actualidad

Morosidad España

Los retrasos en los pagos sigue siendo uno de los mayores problemas de las empresas y son la tercera preocupación de los empresarios españoles según el INE. Además, un informe apunta a que estas demoras ponen freno a la creación de empleo.

Más sobre Transformación Digital 

Moderniza los servicios de RR.HH. y aumenta la satisfacción de tus empleados

SAP HANA Platform: despliega todo su potencial en tu negocio

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente 

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

NetOps conoce a DevOps. Estado de la automatización de red

Cómo implementar automatización DevOps y lograr una verdadera agilidad cloud

Los retrasos en los pagos a las empresas repercuten directamente en el flujo de caja y en la contratación de nuevos empleados. En total, el 16% de las empresas españolas contrataría a más personas si cobrase antes sus deudas, según el último Informe Europeo de Pagos, elaborado por Intrum, especialista en prevención y gestión de impagos.  Una cifra que sitúa a España solo cuatro puntos por debajo del promedio europeo.

Según este estudio, las principales razones por las que no se reciben los pagos a tiempo van más allá de los problemas financieros y se centran también en la intencionalidad de no pagar. De hecho, el 21% de las compañías encuestadas señala los retrasos intencionados como la principal causa de contar con facturas vencidas en cierre contable.

Los retrasos pueden afectar por igual a empresas de todos los tamaños. Sin embargo, las pequeñas y medianas empresas son las que sufren más directamente los plazos de pago muy largos, con la vulnerabilidad que ello conlleva.

Así, el 68% de las pymes españolas afirma que son las multinacionales las que más alargan sus plazos de cobro, mientras que el 41% señala a las pequeñas y medianas empresas, y sólo el 23% al sector público.

Esta situación hace que España sea uno de los tres países europeos con plazos de pago más largos para clientes corporativos (81 días), solo por detrás de Italia (87) y Portugal (83). Estas cifras, según los datos de Intrum, están alejadas de las de los países nórdicos como Finlandia o Letonia, donde tan solo tardan una media de 11 y 12 días en cobrar sus facturas de B2B.