Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La "ley de fichaje" dispara el uso de la huella dactilar

  • Actualidad

La "ley de fichaje", que entró en vigor el pasado 12 de mayo, obligará a las empresas a regular las horas extras trabajadas. Un 67% de los empleados cree que la medida les beneficiará en la reducción del trabajo no remunerado.

Casi el 50% de los empleados trabaja más horas de las que establece la ley (40 semanales para una jornada completa). Además, un 66% no recibe ningún tipo de remuneración por esa labor extra. Unos datos que han auspiciado la “ley de fichaje”, que entró en vigor el pasado 12 de mayo, y que obliga a las empresas a registrar la jornada laboral de cada empleado.

Esta nueva norma ha disparado el uso de tecnologías de registro. De todas ellas, la huella dactilar se ha convertido en la opción más elegida debido a la comodidad y la seguridad que ofrece tanto a la empresa como a los empleados. Aparte, el software personalizable y adaptable parece la fórmula perfecta para un ámbito laboral cambiante, con horarios flexibles, tele-trabajo y de turnos rotatorios.

Por si fuera poco, esta tecnología también es determinante como herramienta de gestión, pues permite calcular ratios de personal, gestionar horarios, altas y bajas, y crear calendarios laborales con la máxima fiabilidad y eficiencia, lo que da soporte a la toma de decisiones de los departamentos de RRHH y mejora la productividad y el rendimiento de la plantilla.

Ahora bien, ¿están llegando las empresas con tiempo al cambio? La respuesta es no. Todavía son muchas las que no han implementado sistemas de registros de horarios sin, por lo visto, ser conscientes de las consecuencias derivadas del incumplimiento de este reglamento, que estipula sanciones económicas que van desde los 60 euros para las infracciones leves, a los 187.515 euros para las más graves.

Esta tardanza en la implementación choca con la buena aceptación que la medida ha tenido por parte de los españoles. Según el operador de comunicaciones masvoz, un 67% cree que la medida les beneficiará en la reducción de las horas extra no remuneradas. Además, un 70% de los encuestados cree que la nueva normativa será totalmente compatible con las políticas de flexibilidad de la empresa. Y un 60% considera que la ley ayudará a que haya menos absentismo laboral. 

Pero no todo es optimismo. También hay miedo a que el Real Decreto afecte negativamente en cuanto al absentismo laboral justificado, como las bajas médicas. Así, un 64% cree que, con dicha normativa, los empleados tendrán miedo de ser despedidos ante cualquier ausencia del puesto de trabajo, tanto si es justificada como si no.