Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El uso de robots industriales crece, pero sin un desarrollo normativo

  • Actualidad

industria conectada

Los robots colaborativos (COBOTs) y los vehículos de guiado automático (AGVs) son cada vez más habituales, sobre todo en la industria automotriz, pero solo disponen de dos normas específicas. Sin un marco normativo, es complicado garantizar la calidad y la seguridad de los procesos. Revisamos el estado de este tema.

La utilización de robots en la industria sigue creciendo en todo el mundo, y también en España, uno de los principales mercados para esta tecnología: es el décimo a nivel mundial y el cuarto a nivel europeo, solo por detrás de Alemania, Italia y Francia. Sin embargo, como sucede en otros campos, regulación y TIC no van al mismo ritmo, dice TÜV SÜD, organización especialializada en certificación, ensayos, auditorías y formación, cuyos expertos señalan que “queda mucho por hacer desde el punto de vista del marco normativo para garantizar la calidad y seguridad en los procesos industriales en los que están implicadas estas tecnologías”.

En el sector automotriz, que encabeza el uso de la robótica industrial, los desarrollos más utilizados son los robots colaborativos (COBOT) y los vehículos de guiado automático (AGV), ya que permiten a las compañías optimizar los procesos, lograr elevados niveles de productividad y aumentar su competitividad.

Los primeros, que hacen una gran tarea optimizando la cadena de producción, viven su momento de mayor expansión desde su creación por General Motors en 1994, ya que trabajan conjuntamente con los operarios en la cadena de producción dando lugar a nuevas maneras de trabajar. Sus sistemas de seguridad, que permiten la detección de colisiones y limitan la potencia del robot, hacen innecesarias las vallas de protección perimetral, facilitando su uso en áreas en las que no se había aplicado antes por restricciones de espacio y seguridad. Un ejemplo de ello es la interacción del robot con el operario actuando como útil inteligente en operaciones de atornillado en aquellas zonas donde al operario, por cuestiones ergonómicas y de repetitividad, le es complicado o imposible llegar. Esto a su vez permite una disminución en los tiempos de ciclo aumentando, por tanto, la productividad.

Su integración en este sector permite, principalmente, automatizar tareas no ergonómicas o repetitivas, mejorar los tiempos de montaje, flexibilizar la automatización para entornos cambiantes y automatizar el trabajo en áreas restringidas debido, principalmente, a la falta de espacio en fábrica.

Los AGV también van en aumento, dado que no necesitan conductor, permiten una mejor utilización del espacio en la fábrica, ahorran el espacio en almacenamientos intermedios pues las piezas se transportan directamente desde su punto de producción hasta su punto de consumo y además optimizan las rutas de logística interna. Disponen de un sistema tipo escáner que les permite detectar obstáculos y así disminuir la velocidad o parar cuando es necesario, optimizando la distribución de materiales entre áreas productivas o almacenes.

Marco normativo
Para la consultora de la unidad de negocio Process Safety de TÜV SÜD, Ana Díaz Ramos, “aunque estas tecnologías han sido incorporadas a los procesos productivos de sector automotriz, queda mucho por hacer desde el punto de vista del marco normativo”.

Sólo una norma, la ISO-TS 15066, regula los COBOT, complementando dos normas tipo C sobre robots industriales ya existentes (UNE 10218-1 y 10218-2). “No se prevé que hasta el próximo año haya otras normas UNE específicas”, añade. El caso de los AGV, únicamente existe la UNE 1525 sobre carretillas, por lo que “queda un mayor desarrollo normativo”, señala Díaz.

Esta situación hace que “la revolución industrial 4.0 suponga un gran reto para los consultores en seguridad de máquinas”, ya que, como explica la experta, queda “un largo camino hasta una perfecta sinergia entre máquinas automatizadas y personas en materia de seguridad”.